La vella cantarella d’Interior: a pals amb la pastanaga

Plou sobre mullat. Teló de fons de cimera del BCE i antiga cultura de la por atiada de nou. Prement l’accelerador de la turborepressió, Interior no escatima amenaces ni recursos ni noves detencions anunciades. Ho va esclarir Felip Puig després de la vaga general: “que li tinguin por al sistema”. I avui mateix, a les cinc de la tarda, Interior presenta la web especial de delació ciutadana per combatre el “vandalisme”. Segons filtracions controlades, vora 30 fotografies d’activistes socials i joves no identificats seran penjades a partir d’aquesta tarda, en un web desenvolupat per l’empresa T-Systems, denunciada el 2009 per contractes anòmals amb l’administració pública. Aleshores, l’exfiscal anticorrupció Jiménez Villarejo ja va demanar que s’investiguessin les possibles relacions entre els accionistes i administradors de la multinacional i responsables de CiU.

La web s’estrena en el context d’un operatiu en curs dels Mossos d’Esquadra, en relació a la passada vaga general, que ja treballa fa setmanes amb un llistat de vora 80 persones, 50 de les quals ja estarien identificades. Les sis detencions registrades dijous passat a Barcelona -que es van saldar amb sis llibertats amb càrrecs, dues sota fiança de 6.000 euros, decretades pels jutjats dissabte- estarien emmarcades dins aquest operatiu.

L’anunciada roda de premsa d’aquest dimarts l’han fet coincidir amb una nova detenció: aquest matí ha estat detinguda la secretària d’organització de la CGT a Barcelona, Laura Gómez, de 46 anys, acusada de participar en una performance artística de protesta davant la Borsa de Barcelona durant la passada vaga general. En aquests moments es troba a les dependències policials de la comissaria de Les Corts, a les portes de la qual s’ha convocat una concentració de protesta i solidaritat. Fonts policials han anunciat que demà al matí serà traslladada a la Ciutat de la Justícia, on també s’ha convocat una concentració de protesta a partir de les 8:30h del matí.

Blindant la cimera i suspenent Schengen
L’operació repressiva s’emmarca també en el dispositiu desplegat per a la propera cimera del Banc Central Europeu a Barcelona els propers 2, 3 i 4 de maig, pel qual s’ha anunciat la ocupació policial de la ciutat amb més de 7.500 agents (4.500 mossos i 2.500 policies espanyols i guàrdies civils). Alhora, s’ha activat la unitat policial dels Mossos d’Esquadra especialitzada en el rastreig i monitorització de les xarxes socials. I la presència indissimulada d’agents de paisà en els barris més compromesos ja s’ha començat a notar, així com els controls itinerants d’identificació i les fronteres volants internes a la ciutat, com l’enregistrada aquest matí a l’Estació de França.

Malgrat la premsa oficial ha recordat que és el primer cop que se suspen Schengen -a petició, aquest cop, de Felip Puig- la lliure circulació de persones ja es va suspendre el 2002 a Barcelona, arran de la cimera de la UE. Enguany, des del 28 d’abril i fins que clogui la troba del BCE, que reuneix els sis membres del consell executiu i tots els responsables dels bancs nacionals de la zona euro, la frontera franco-espanyola quedarà segellada. Del País Basc a Catalunya s’aplicarà la suspensió del tractat, es restringiran drets i es restabliran els controls.

Ofensiva planificada
L’ofensiva de Felip Puig, però, no és nova. Endinsa les seves arrels, en un context de crisi social profunda amb 2’7 milions de pobres als Països Catalans i 1,3 milions de persones a l’atur, en la cultura d’emergència i excepcionalitat penal, processal i penitenciària que recorre al Dret per aplacar el malestar i la protesta social. Sobredimensionant intencionadament la conflictivitat social viscuda el passat 29M, i lluny de la reflexió suscitada en altres països europeus que han viscut realitats similars de violències urbanes, el conseller ha llançat una campanya d’ampli espectre i llarg abast contra qualsevol espurna de dissidència. L’ombra de la sospita ja arribat a determinats “intel·lectuals, acadèmics i periodistes”, titllats ja de còmplices pel conseller.

Aquest discurs, però, no és pas nou tampoc. Reincideixen en una vella i recorrent obsessió persecutòria de tall inquisitorial. Repeteix el patró repressiu d’una cultura repressiva que equipara dissidència amb delinqüència. Alena “enemics”, imaginaris o inventats i com més desconeguts millor. En una variació in crescendo d’una melodia ja coneguda. I en un patró quasi calcat del que ja va viure Barcelona l’any 2002 arran de la cimera de la UE. Aleshores Julia Garcia-Valdecasas -delegada de ferro del PP a Catalunya- denunciava la “complicitat social” d’amplis sectors socials que donaven “cobertura”, mentre Mayor Oreja atiava el discurs del “triangle anarquista greco-italià-espanyol” i la premsa veia el fantasma de Jarrai -moviment juvenil basc- en tota protesta. Aquella onada de criminalització contra la dissidència altermundista (Seattle, Praga, Génova) va acabar aplicant a la frontera de La Jonquera el SIS (Sistema Informàtic Schengen) i la SINERE (Suplementary Information Request at National Entry), una particular base de dades on els activistes contraris a la globalització neoliberal estaven fitxats com “criminalitat transnacional organitzada”. Sota aquell parany, milers de persones van quedar retingudes el març de 2002 a la frontera.

Retrocés i passes enrere, 10 anys després, el patró es repeteix i es perfecciona: incapaços de descodificar les arrels fondes de la desiguatat i el malestar, l’excusa de la violència serveix per carregar contra tota la resta. Sobretot contra la desobediència civil pacífica (27M, aturada de desnonaments de la PAH), contra la que ja es prepara un nou enduriment penal que elevarà el càstig a tres anys de presó. Amb aquest rerefons Puig escup “complicitats orgàniques”, ‘La Vanguardia’ encén sense cap mena de prova l’espectre de la “matriu italiana” -en una rèmora franquista de “l’enemic sempre és forani”- i les reformes de ‘mà dura’ ja són en curs i estaran enllestides abans de l’estiu.

I malgrat tot, no és el 29M qui ha modulat l’estratègia repressiva impulsada de Felip Puig. Ni molt menys. Abans de l’estiu, obsedit per la derrota policial davant la desobediència civil registrada el 27M a la plaça Catalunya, Puig ja va encarregar la reformulació de la unitat antiavalots dels Mossos d’Esquadra i l’estudi de reformes legals i penals. El passat estiu, diversos comandaments ja van viatjar a Alemanya per estudiar noves fórmules repressives: fruit d’aquella visita els Mossos van incorporar els gasos lacrimògens reintroduïts -després de 20 anys- en la repressió registrada durant la passada vaga general.

Retorn al passat: del 2002 al 2012
Túnel del temps i memòria com antídot, el març de 2002, amb motiu de la presidència de torn espanyola de la UE, Barcelona ja va patir una ocupació policial asfixiant de 8.500 agents (4.000 policies nacionals, 2.000 guàrdies civils, 1.000 mossos d’esquadra i 1.500 policies locals), similar a la que viurà els propers dies. Aleshores també va anar acompanyada del tancament de l’espai aeri en un radi de 65 quilòmetres, de la instal·lació de batèries de míssils antiaeris a El Prat -amb el rerefons del recent 11S- i d’un desplegament aeri i marítim de 5 avions de l’exèrcit i tres bucs de l’armada. També en aquell context de bunquerització de la ciutat es van ampliar les places de la presó Model -incorporant un llit més a cada cel·la-, es van habilitar tres jutjats de guàrdia i es va reforçar el paper de la fiscalia, que va anunciar -com ara- judicis ràpids i elevacions de les sol·licituds de penes per forçar presons provisionals. I tot i així, la multitudinària protesta al carrer contra l’Europa del capital i la guerra, amb gairebé 500.000 manifestants col·lapsant el centre de la ciutat, va desbordar l’operatiu, malgrat la cimera va cloure amb 114 persones detingudes i agents de paisà encaputxats a les Rambles practicant detencions indiscriminades.

Aquell operatiu va ser el punt àlgid d’un cicle -arrencat amb el desallotjament del cinema Princesa el 1996 i closa molt parcialment amb el desnonament del PP del Poder el 2004- que va deixar un eloqüent balanç repressiu contra els moviments socials: en vuit anys es van registrar més de 2.000 detencions, 40 empresonaments, un suïcidi i 8 inflitrats policials descoberts, amb una despesa antirepressiva de vora els 600.000 euros. Però si la dreta gestiona la repressió des de la cridòria i la socialdemocràcia neoliberal prefereix el silenci, aquell perfil securitari i criminalitzador d’equiparar dissidència amb terrorisme va proseguir els anys posteriors.

Els casos del 4 d’octubre a Sants, del 4F al barri de la Ribera o de Núria Pòrtulas a Girona en són el millor exemple. Contra Pòrtulas es voler aplicar l’article 577, un calaix de sastre que, des de l’any 2000, converteix en “terrorisme” il·licits penals que no ho són. És el mateix article que es va aplicar als Tres de Gràcia, tres joves acusats de terrorisme -un mes després de la cimera de la UE- que van resultat del tot exonerats per l’Audiència Nacional, que va arxivar la causa per falta de proves el 2006. Sant tornem-hi al 577, perquè és precisament aquest article el que va ser invocat pels Mossos d’Esquadra dijous passat contra els activistes detinguts a Barcelona. Una interpretació jurídica que ni tan sols la fiscalia va voler acceptar.

29M: 90 detinguts, 20.000 euros, 3 empresonats
Si el procés és el càstig, que diria Kafka, el saldo repressiu de la vaga general que s’arrosega arriba avui a les 90 detencions -comptabilitzant les cinc enregistrades, per realitzar pintades, diumenge passat a Barcelona-, 94 expedients sancionadors -entre ells, contra CNT i CGT-, fiances per valor de 25.000 euros i tres vaguistes encara empresonades a Brians i Quatre Camins. El mateix clima enrarit de persecució, linxament i atemoriment de la dissidència ha tingut similar efecte embogit al País València. A Bétera, quatre sindicalistes han estat detinguts per pertinença “a banda organitzada”: la Guàrdia Civil els acusa de… d’enganxar adhesius i cartells la vigília de la vaga general.

En una nova volta de cargol repressiva, de resum bèl·lic i de síntesi d’autoritarisme vergonyant i desvergonyit que resta condensada en les darreres declaracions dels màxims comandaments dels Mossos d’Esquadra, que atien també un clima d’impunitat i brutalitat policíaca. Sergi Pla, per exemple. El comissari de Recursos Operatius, conegut internament com ‘Stasi’, va afirmar sense embuts, en la penúltima emissió del programa ‘Salvados’ de Jordi Évole, que Gandhi hagués estat atonyitat a la plaça Catalunya el 27M del 2011. En la banalització de la repressió, però, qui ha anat molt més lluny en la certificació de la guerra de baixa intensitat decretada contra la dissidència política i social, ha estat el comissari David Piquè.

De l’enemic a les rates
Divendres passat, en el decurs de l’acte institucional del Dia de les Esquadres de la policia autonòmica, el comissari Piqué va etzibar en la seva intervenció oficial: “es poden amagar on vulguin, perquè els trobarem. Ja sigui en una cova o en una claveguera, que és on s’amaguen les rates, o en una assemblea, que no representa a ningú, o darrera una cadira d’universitat”. El discurs del comissari -“un agitador social és un gamberro”, va afegir- va ser fervorosament aplaudit, amb part de l’auditori dempeus. El discurs quirúrgic, de reminisciència gairebé pinochetista, ha apujat el grau de la repressió verbal i el vocabulari parapolicial: si fa un mes un comissari espanyol titllava com “enemic” els estudiants de l’IES Lluís Vives de València que reclamaven calefacció, Piquè ha anat més enllà i ha recorregut al primer punt de la teoria goebbeliana -animalitzar l’altre- per reduir la dissidència a una mera qüestió de rates, plagues i clavagueram. Piqué, comissari general de coordinació territorial, no és pas qualsevol. Apartat del quadre de comandament de la policia catalana amb el segon tripartit, forma part del pinyol dels Mossos conegut com ‘Escamot 16’, la guàrdia de korps del pujolisme que va integrar la primera direcció de la policia catalana el 1984.

De nou, doncs, torna el vell. Més que sobre mullat, doncs, plou sobre Millet. Càstig pels febles, impunitat pels forts. Però l’ofensiva repressiva no és cojuntural ni neix amb la vaga general. És un suma i segueix que ve de lluny i vol anar més lluny encara. La va anunciar Felip Puig el gener de 2011, només un mes després de prendre possessió, quan es va estrenar amb la seva primera osca repressiva: 418 identificats i denunciats rere l’ocupació pacífica i el desallotjament de la Casa de la Vaga -ocupada per denunciar la reforma de les pensions- a la Via Laietana de Barcelona. Tots els 418 denunciats -32 traslladats a comissaria per ser identificats- van ser exonerats de tot delicte als jutjats.

Aleshores Felip Puig va popularitzar la màxima “s’ha acabat la impunitat”. Paradoxalment ho deia només dos dies després que el nou govern de CiU retirés l’acusació de la Generalitat de Catalunya contra el tresorer de CiU Daniel Osacar i Angel Colom, denunciats pel cas del frau del Palau i el finançament il·legal de CDC. Només quatre mesos després, Puig hi tornava, a micro obert a RAC1, anunciant que “aniria més enllà de la llei” en el combat contra la dissidència. I fa 15 dies, política d’atemoriment i clima de mordassa, recordava a TV3 que la clau era la reintroducció de la por.

Avui a les cinc de la tarda, en la pitjor tradició del maccartisme que va enverinar la societat nordamericana i la cacera de bruixes tan pròpia de la Inquisició, Interior presenta la web oficial de la delació. Delirant crida a sometent convergent per provar de convèncer-nos que l’enemic és el veí. Evidenciar que les tisores sense porres no arriben enlloc. I que la vella doctrina d’anar a pals fins i tot amb la pastanaga és pura tautologia a les casernes d’Interior. Mentre un Benedetti atabalat, constant històrica i deconstrucció imprescindible de l’arquitectura repressiva, s’ho mira inquiet des de la cantonada. I xiula: “qui pacifiqui al pacificador, bon pacificador serà”.
EXTRET DE:

http://www.setmanaridirecta.info/noticia/vella-cantarella-pals-amb-pastanaga

Anuncis

Violencia y no-violencia

Cuando se habla de violencia (en referencia a la ejercida entre personas), pensamos -expresado coloquialmente- en “darse de hostias”, “pegar”. Una definición más exacta puede ser “toda acción ejercida hacia terceros intencionadamente y/u obedeciendo a unos intereses que tiene como único objetivo causar daños físicos o psicológicos”. En cambio, si se habla de romper cristales o quemar locales comerciales, podría ser “violencia hacia objetos inanimados”, aunque suene la expresión fatal.

El tema del uso de la violencia (llámese igualmente ‘autodefensa’) en las formas de protesta sigue siendo un debate que todavía no ha habido acuerdos entre diferentes colectivos y movimientos sociales, incluso dentro del movimiento libertario. Pasaremos pues a analizar los pros y contras de estas dos estrategias de lucha.

Se considera toda acción directa pacífica o no-violenta las concentraciones y manifestaciones de siempre, las sentadas, los cortes de carreteras, los piquetes informativos, el boicot, ocupaciones temporales de oficinas, paralización de desahucios, tapiar sucursales… En ciertos contextos, resulta más efectivo que enfrentarse a la policía o romper cristales, como puede ser en manifestaciones donde haya poca gente y sobre todo para poder llegar a la gente mostrando el descontento, las reivindicaciones y oposiciones hacia medidas gubernamentales o empresariales. Además, estos actos permiten que se puedan unir cualquier persona y poder hacerse visibles ante la población, ofreciendo así un espacio público para compartir inquietudes, conocer gente que valga la pena, y unas infraestructuras para aquellos que deseen una militancia activa, vean que no están solos y tengan a disposición a gente implicada para poder organizarse, crecer y aprender mutuamente a construir otro camino donde todos puedan adherirse. Aun siendo pacíficas, en sitios como Barcelona, Madrid y Valencia, fueron duramente reprimidas, dejando en evidencia la brutalidad policial y que la violencia siempre viene de los antidisturbios, con el colmo de la manipulación de la prensa canalla de siempre. Las acciones no-violentas son imprescindibles y el mejor medio para la difusión de ideas e incitar a la gente a replantearse sus pensamientos, cuestionando la realidad que le rodea y hacer ver que es posible un cambio real.

No obstante, cuando se defiende esta vía como la única posible para la transformación social, caemos en el error si nuestro objetivo es la destrucción de este sistema. En muchas de esas manifestaciones pacíficas convocadas, por ejemplo, por DRY y plataformas ciudadanistas similares, sus reivindicaciones son estériles y parecen más actos promocionales festivos que de protesta donde parecen importarles más la cantidad que el contenido. Igualmente se puede decir del paripé de los sindicatos mayoritarios y verticales junto con partidos de izquierda, donde el recorrido es pactado con la policía y escoltados por ellos durante toda la ruta, buscando además salir bien ante las cámaras posando con banderas plastificadas. Todo atado y bien atado. En este caso, la defensa del pacifismo como principio incuestionable resulta tener un trasfondo reformista, es decir, mendigar más piedad a los verdugos intentando negociar las reformas y proyectos de ley para que sean menos agresivas pero sin tocar la raíz del problema.

Antes de pasar a analizar las acciones ‘violentas’, miremos a qué nos enfrentamos: 1) A un grupo de vividores pero buenas personas que cederían si se negociaran con ellos para que podamos vivir con un mínimo de dignidad; o 2) Un sistema que se sustenta mediante la explotación (capitalismo), protegida por un aparato represivo (Estado) y por la destrucción de los valores de cooperación y solidaridad por unos de competencia y de pisotear al vecino (ignorancia impuesta o llámese como desee). Sin embargo, la realidad jamás será el primer caso sino el segundo. Toda forma de autoridad oficialmente establecida se sustenta mediante la violencia al tratar de imponer su voluntad al resto, recordemos las revoluciones liberales que trajo consigo la destrucción del campo por las privatizaciones de tierras, la modernización del aparato Estatal para defender sus intereses y la decadencia moral que supuso el pensamiento productivista, el lucro personal, las aspiraciones materialistas y la falsa ilusión de progreso.

La paz social es realmente violenta. Mientras los territorios excluidos del ‘Primer Mundo’ sufren la miseria en sus carnes, la salvaje explotación, hambre, matanzas, guerras, intoxicaciones por contaminación del agua y del entorno local, Occidente puede disfrutar de unas condiciones de vida bastante aceptables, sin haber vivido las nefastas condiciones a las que se les somete Occidente. Sin embargo, bajo esa falsa máscara del bienestar se esconde la misma explotación y la misma violencia: el trabajo asalariado, el hostigamiento de las facturas, los desahucios, la policía en las calles, sus leyes, el sistema judicial y penitenciario, la impunidad del fascismo… No todos que viven en el Primer Mundo pueden disfrutar del pastel de las comodidades y la felicidad de plástico. Gente que vive en los suburbios mendigando, traficando con drogas, vendiendo su cuerpo, robando… todos aquellos marginados que no encuentran una vida en condiciones y se sume en la autodestrucción.

Quienes han tomado conciencia de esa situación de miseria diaria, el acoso policial y la represión, como en el caso de muchos que viven precariamente en Chile o en Grecia, ven al Estado como ente que ostenta el monopolio de la violencia respaldando también la violencia del capitalismo que se materializa en la rutina alienante, en la devastación medioambiental, la explotación asalariada, y la condena de la gran mayoría de la población mundial a la mera subsistencia y la muerte.

Mucha gente vive tan acomodada que no es capaz de ver toda esa violenta realidad y se escandalizan por unos cristales rotos o contenedores quemados. Desde acciones ejecutadas por pequeños grupos de personas como sabotajes, quema de vehículos de lujo, voladura de sucursales y oficinas gubernamentales hasta las protestas combativas como lanzar piedras y molotovs a la policía, levantar barricadas, ataques a entidades bancarias, cajeros inmobiliarias, grandes superficies y todo símbolo del capital, constituyen la acción directa ‘violenta’, aunque más bien es autodefensa frente a la brutalidad policial y contra la violencia económica que ejercen todo este colorido mundo del “todo va bien”. ¿Qué mujer se abre de piernas ante un violador? Ninguna, todas tratarán de defender su propia integridad física.

Sin olvidar que detrás de todas esas acciones están los anhelos por recuperar nuestras vidas privatizadas y enumeradas parando por unos instantes la maquinaria, abriendo a la vez una brecha en esta violenta paz social y creando un nuevo camino declarándoles la guerra a los verdugos y mostrar que estamos hartos, no solo de sus porras, torturas en comisaría, montajes judiciales y cárceles sino también de este degenerado sistema de valores. No obstante, tiene el inconveniente que no consigue aceptación en la sociedad y hace que la gente salga corriendo al vernos, recibiendo críticas incluso dentro de los círculos libertarios. Pero no debemos de rebajarnos ante la autoridad anónima de la opinión pública y tengamos en cuenta de que la batalla mediática ya la tenemos perdida y nos tendremos que valer por nuestros propios medios.

Sin embargo, el caso más lamentable es que se condene la autodefensa y se llegue incluso a agredir a quienes rompen la cristalera de una sucursal. Lo mismo sucede cuando por nuestra parte vertemos críticas destructivas hacia aquellos que opten por la vía pacífica aun sabiendo que es totalmente imposible una revolución «por las buenas». A modo de conclusión, toda acción directa que desafíe al viejo orden debe ser respetada siempre que todas ellas estén encaminadas a buscar una transformación social desde la base sin defender ningún interés de partidos o sindicatos verticales. Según qué circunstancias convendría la resistencia pacífica y qué otras, la resistencia activa. Pensando en la nueva reforma del Código Penal, parece ser que tendremos que prepararnos para la resistencia activa.

La vía no-violenta como expansión de la idea y la autodefensa por la extensión de la revuelta.

Luis Pascual
http://www.mundolibertario.org/secciontumornegro/
 
EXTRET DE:
http://www.portaloaca.com/articulos/opinion/5128-violencia-y-no-violencia.html#.T5GaPw8zdu4.facebook

Guerra contra niñxs – No tienes Trastorno de Personalidad…

 

Tus terapeutas, profes, padres, médicos y demás maderos te han dicho que tu personalidad está mal y que no funcionas correctamente. Nosotrxs pensamos que se equivocan y que tanto ellos como el sistema mundial son los que no funcionan correctamente.

La escuela es una prisión aburrida y abusiva diseñada para destruir el espíritu y mantenerte ignorante. Si te aburres y eres problemáticx en la escuela, es porque los profes son aburridos, la asignatura es soporífera y la escuela es una jaula. Solo te enseñan lo que el gobierno quiere que sepas. Hay millones de cosas interesantes que aprender, pero probablemente nunca las aprendas en la escuela. Eres como un caballo al que destruyen para que te conviertas en una buena pieza de la maquinaría cuando crezcas, es decir, trabaja, consume, muere. Se tarda 15 años de escuela en destruir a una persona y hacerle estar de acuerdo con la miseria de la vida cotidiana. Afortunadamente, hay montones de niñxs que siguen rebelándose. Estxs niñxs -con espíritu- son el blanco de los ataques del sistema psiquiátrico que utiliza armas, no solo sin fundamento, sino siniestras, como el Trastorno negativista desafiante y el Trastorno por déficit de atención.

La mayoría de los psiquiatras son solo maderos en un sillón. Su trabajo es hacerte pensar que te pasa algo malo para que no veas lo que realmente te pasa -que vives en una sociedad de mierda donde te sientes impotente y esto te vuelve salvaje. No estás locx-, la sociedad de masas, la guerra, la supervivencia, el gobierno, los maderos, los banqueros, los ejército, la injusticia, la pobreza, etc. son los que están locos. Además, la psiquiatría es una absoluta invención, es decir, no hay base científica para ninguno de los llamados desórdenes mentares y, por tanto, no hay pruebas de cómo o si funciona ningún medicamento. Es un arma política; está ahí para destruir tu confianza, tu independencia, tu energía y tu mente.

No se les debería dar medicación psiquiátrica a lxs niñxs. Darles medicación psiquiátrica es un abuso y un asalto. Los médicos no tienen ni idea de cómo funciona la medicación, sobre todo, en los cerebros que aun se están desarrollando. Si quieres cambiar la química de tu cerebro, organiza tu dieta (come mucha fruta y vegetales frescos y crudos), tus ejercicios y cualquier adicción que tengas. La mayoría de las medicaciones psiquiátricas y “terapias” como la terapia electroconvulsiva (TEC) es solo daño indiscriminado al cerebro y puede provocar incapacidad permanente y pérdida de funciones cognitivas, tanto en niñxs como en adultxs.

Las personalidades no pueden estar mal. Es imposible que una personalidad pueda estar “trastornada”. Los médicos ni siquiera saben qué es una personalidad. La psique humana ha sido y será debatida por todos los tiempos, es un misterio y es un un asunto de debate de la filosofía, no de la medicina. Tú eres tú, y tú eres un individuo con un espíritu libre atrapado en una sociedad humana y un mundo controlado por grupúsculos de personas a las que no les gusta la libertad y tienen el poder para oprimirte.

Lo normal no existe. Todo en el planeta, y más allá de él, es completamente único. No hay nadie ni nada como tú en ninguna esquina del universo. Quien intente hacerte creer que lo “normal” existe es imbécil. A quien use su autoridad, fuerza o el consentimiento de compañeros imbéciles para hacerte encajar en una definición de “normal” a través de diagnóstico psiquiátrico, medicación, castigo o terapia conductual que induce a la conformidad se le debe parar se le debe parar.

Resiste a médicos, padres, profes y cualquier otro madero que no busquen tus bien de corazón. Cuida de tu salud y tu educación, ambas son importantes y eres responsable de ellas. ¡Contraataca a aquellos que quieren destruirte y controlarte!

 

EXTRET DE:

http://es.contrainfo.espiv.net/2012/04/18/guerra-contra-ninxs-no-tienes-trastorno-de-personalidad/

 

La ciudad ingobernable. Una reflexión política sobre los disturbios del 29-M

No lamentamos haber apedreado a la policía

No nos arrepentimos de haber destrozado bancos e inmobiliarias.

No nos pesa haber incendiando Starbucks y El Corte Ingles

No nos avergonzamos de haber quemado contenedores de basura…

…Los hemos quemado porque no queremos tener que buscar en ellos nuestra comida.

Porque queremos que NADIE tenga que hacerlo.

La represión brutal de la huelga (con incontables palizas y heridos, varios mutilados por disparos de pelotera, 79 detenidos y cuatro encarcelamientos), el constante bombardeo mediático sobre los “grupos de violentos sin ideología” o la amenaza de endurecimiento de los mecanismos jurídicos y policiales para restringir libertades, son elementos que ponen de relieve el miedo del Estado a la fuerza colectiva que se hizo visible el pasado 29. Una fuerza materializada por la determinación masiva de no ser víctimas pasivas, de no quedarse con los brazos cruzados o con las manos moviéndose tontamente en el aire, mientras quién está en el poder arrasa con las condiciones de vida de todos nosotros. Una fuerza embrionaria, todavía en busca de expresiones políticas y de proyecciones tácticas y estratégicas, pero apoyada sobre algunas certezas conocidas. Entre ellas, la esterilidad del pacifismo como principio incuestionable.

La lucha callejera, lucha social y política

Precisamente porque Puig y compañía, los dirigentes, analistas y ‘expertos respetables’ de todo tipo, saben que los disturbios del jueves tienen causas sociales bien profundas, crean alarma entorno a unos contenedores de basura ardiendo, y obvian o normalizan el hecho de que haya personas que tengan que comer de esos mismos contenedores. El problema, según ellos, es que haya destrozos del mobiliario urbano. Que haya vidas destrozadas en todo caso es un factor secundario, un condicionante que agrava el problema de “la violencia”. Éste es el razonamiento que se está difundiendo estos días. Ésta es, al fin y al cabo, la definición oficial de “violencia”.

Pero los disturbios de la huelga no fueron obra de grupos organizados sin más ideología que la violencia por la violencia, ni de provocadores policiales infiltrados destinados a criminalizar. Por supuesto, había algunos grupos organizados que llevaban a cabo acciones y, por supuesto, había policías encubiertos que practicaron detenciones e incluso llegaron a destrozar algún pequeño establecimiento con la intención de distorsionar el contenido político de los ataques. Pero no le digamos mentiras al mundo, y menos a nosotros mismos. En los disturbios eramos miles tirando piedras y atacando a los bancos, y no actuábamos por orden ni provocación de nadie más que de los que día a día nos joden la vida obligándonos a saltar y rebelarnos.

En Plaça Catalunya, Urquinaona, Universitat, Sant Antoni o el Raval, estábamos todos: currelas, estudiantes de instituto y de universidad, parados, catalanes, marroquíes, chavales, chavalas, sobretodo jóvenes pero también mayores, anarquistas, comunistas, independentistas, peña que pasa de política pero está harta y quiere levantarse… no estábamos organizados entre nosotros, solo tratábamos de mantenernos juntos sobre el acuerdo de plantar cara a los que instintivamente sabemos reconocer como enemigos: los maderos que nos hostian, los bancos que nos roban y nos endeudan, las grandes empresas que nos explotan y nos venden una falsa felicidad a través del consumo. Empresas como El Corte Ingles, Telefónica, Zara… o como Chicco, que después de una foto hábilmente tomada y unos titulares juguetones, ha pasado de ser una multinacional propiedad de una de las familias más ricas de Italia, que factura 1323 millones de euros al año, a convertirse en un humilde comercio de barrio llevado por una madre soltera.

Desde hace más de un siglo, el discurso de los poderosos está orientado a patologizar y negar la base política y consciente que rige revueltas y rebeliones, atribuyéndolas a los rasgos psicológicos e irracionales (“instintos criminales”) de algunos individuos, en vez de a fallos estructurales en el sistema social que a ellos les beneficia y a nosotros nos oprime. Pero si el disturbio no tiene ningún razonamiento político detrás, si es instintivo e irracional, no se entiende porqué no estalla indiscriminadamente afectando por igual a transeúntes, quioscos, bicis, etc., en vez de focalizarse sobre objetivos muy concretos (grandes empresas, bancos, policía…), dejando ver un criterio en absoluto irracional.

El reverso de este discurso, su reflejo en los medios de protesta social, es el mito izquierdista del “agent provocateur: el infiltrado policial que provoca la violencia y criminaliza una protesta originalmente pacífica. Una figura que ciertamente ha existido, pero ni mucho menos en las proporciones que algunos tratan de hacernos creer. Los dirigentes de estos ámbitos políticos consiguen así negar las prácticas combativas como opción política válida, generando desconfianza entorno a ellas, desplazándolas del campo amigo al enemigo, evitando que se extiendan. Lo que no consiguen con este discurso es explicar como se han ganado tantos conflictos obreros, como se han conquistado tantos derechos, o como se han gestado todos los procesos revolucionarios de la historia, procesos de lucha con formas ilegales que fueron madurando hasta precipitar en estallidos revolucionarios. Si la lucha callejera no es más que una táctica de infiltrados policiales, no pueden explicar esto.

Desgraciadamente, no conseguiremos cambiar nada sólo manifestándonos alegremente, sin imponer por la fuerza nuestras necesidades a quienes tienen el poder y quieren que nadie cambie. Entonces, el debate ya no es tanto violencia sí-violencia no, sino más bien violencia cómo, cuándo y dónde. El debate es como compaginar todas las formas de lucha (algunas violentas, muchas otras no) entre ellas.

Pero en este debate no entra quien no aspira a una transformación social que acabe con la miseria. Un criminal de la talla de Felip Puig no nos va a dar lecciones sobre cómo debemos protestar. Los que ponen familias enteras en la calle, los que nos privan de la posibilidad de caer enfermos y ser atendidos, los que nos imponen paro y condiciones laborales miserables, los que asesinan en cárceles, CIEs y barrios, los que responden a la protesta pacífica rompiendo brazos y rodillas, todos esos no pueden darnos lecciones sobre violencia.

Frente a las amenazas y la represión, seguir peleando

El pasado 29 les asustamos porque mostramos un grado de ferocidad en la lucha que no eran capaces de recordar. Les hubiera gustado ver a un pueblo manso que sigue pacíficamente el itinerario marcado por los sindicatos del Estado, y en vez de eso se encontraron con una ciudad en llamas, que lanza al mundo las imágenes de una juventud rabiosa que no acepta ser pisoteada. Una vez más (y esto es lo que más les duele), la “marca Barcelona”, la ciudad aburguesada, pacificada, moderna y atractiva a inversores sin escrúpulos, se ha esfumado en las columnas de humo que levantamos por todas partes.

En estas columnas ellos han sabido reconocer un fantasma que desde hace un tiempo viene inquietándoles. El fantasma de una vieja ciudad que creían muerta y enterrada, y que sin embargo hoy vuelve a surgir amenazando los sueños de los que quieren normalizar la explotación y la desigualdad, poniendo todo este sufrimiento detrás de un bonito escaparate para turistas. Es el fantasma de la Rosa de Foc, el fantasma de todo un pueblo organizado, fiero e ingobernable, que no aceptaba otra autoridad que la de sus propios principios: que ni una sola persona pase hambre, que ni una sola persona sea explotada, que ni una sola persona duerma en la calle. Todo para todos, y entre todos.

Y esto fue lo más grande del pasado 29M. No fueron los destrozos, no fueron las piedras ni las llamas. Fue la determinación de miles de personas a desafiar el miedo y la resignación para luchar juntas. Fue la capacidad de desobedecer en masa, de coordinarse y luchar desde cada barrio y luego unir todas nuestras fuerzas. Fue demostrar que todavía estamos vivos, que todavía somos capaces de plantar batalla y recuperar la historia de lucha que nos pertenece para trazar un camino, un futuro para todos.

Después de haber conseguido esto, no bajemos la cabeza. Por mucho que nos amenacen con nuevas leyes, por mucho que manipulen y digan a la gente que somos un grupo de terroristas o unos provocadores policiales, por mucho que nos apaleen, nos lancen gases o nos disparen pelotas de goma a la cara. Por mucho que encarcelen a nuestra gente y amenacen con hacernos lo mismo a todos.

Por muchas mentiras que digáis, por muchas amenazas que lancéis, estamos orgullosos de haber luchado contra vosotros y estamos determinados a seguir haciéndolo. Esta es nuestra ciudad, estas son nuestras calles, y queremos que nuestros hijos puedan jugar en ella libres, sin miseria, sin angustia, sin vosotros ni vuestros matones. Estas son nuestras vidas y vamos a luchar por ellas.

Libertad inmediata para los presos.

Solidaridad con todos los heridos, detenidos y encausados.

Viva la Rosa de Foc, viva la lucha por la Revolución Social

EXTRET DE:

http://www.portaloaca.com/articulos/opinion/5032-la-ciudad-ingobernable-una-reflexion-politica-sobre-los-disturbios-del-29-m.html

Comunicado de integrantes de la marcha a Atenas que están actualmente en Grecia

Los medios de comunicación internacionales han hablado de la noche pasada en Grecia. Han hablado de fuego, de caos, de violencia…

Hablan de las 100.000 personas congregadas en syntagma, pero no de las 200.000 que realmente había ni de las 300.000 que no pudieron llegar a la plaza porque las calles y el metro estaban bloqueadas por la policía.

No han hablado de como la policía provoco el inicio de los disturbios a las 17:00 arrojando gases lacrimógenos, indiscriminadamente por toda la Plaza Syntagma, dispersando a los manifestantes por todo el centro de Atenas, para que no molestaran frente al parlamento.

Los medios han hablado de destrucción indiscrimanada, han hecho correr el rumor de que la biblioteca nacional de Atenas ardía en llamas. Falso.

Han ardido bancos, cafeterías y tiendas, franquicias de las industrias multimillionarias que han llevado a Grecia a esta situación, los medios hablan de jovenes antisistema, pero no hablan de mujeres y hombres ancianos con sus máscaras anti-gas mostrando su apoyo durante horas golpeando ritmicamente las verjas de los bancos y multinacionales con manos y pies, silbando y gritando en apoyo a las primeras líneas que resistían los embites de los antidisturbios en calles llenas de lacrimógenos y fuegos, aplaudiendo al ver las llamas en Alpha Bank y Eurobank.

Hablan de que la Violencia no arreglará la situación en Grecia, pero no hablan de la asamblea inter-barrios que se celebró la pasada semana en la Universidad de Pantios, no hablan de que la ocupación de la Universidad de Nomiki tenía como objetivo ser un lugar de intercambio y debate entre los distintos movimientos griegos, no hablan sobre los comedores libres y mercados de intercambio que se realizan semanalmente en los barrios.

Lo que no dirán los medios, es que tras la última expropiación masiva en un supermercado, y la distribución de lo alimentos en un barrio obrero de Salónica, las viejas decían que no habían llegado a tiempo, que volviéramos a entrar, y aunque por el momento ellas no entren, saben donde está su gente.

Lo que no dirán es que mientras caminábamos por un barrio obrero, en una pequeña manifestación lejos del centro, la gente asomaba a los balcones alzando el puño, y la manifestación multiplicó su afluencia, la gente bajaba de sus casas, se sumaba, las viejas asomadas aplaudían, los viejos… Joder, los viejos cantaban himnos, no entendía ni papa pero no os imagináis, nos os hacéis idea, y eso no lo dirán los medios, pero ya lo decimos nosotrxs.

Aquí, en Atenas, saben que no están solos, que toda Europa sigue el mismo camino, lo que no saben es que estamos haciendo el resto de Europa… si estamos haciendo algo el resto de Europa.

No estamos viendo solo el presente de Grecia, estamos viendo nuestro futuro.

Atenas 13-2-2012

 

EXTRET DE:

http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/19684

Egipto: la revuelta continúa.

Justo para el aniversario del comienzo de la insurrección egipcia, la web anarquista norteamericana Crimethinc recibió este reportaje de un compañero que ha participado en los últimos enfrentamientos en El Cairo del mes de diciembre. Nos ofrece una visión actualizada del contexto actual en Egipto, así como fotos e incluso una cobertura de video desde la línea de frente.
Hemos querido traducir este texto porque refleja bastante bien la complejidad de la situación, con agudas luchas sociales, y con una importante lucha política llevada acabo entre el antiguo régimen y los que se disputan el contro del nuevo. Estas luchas se desarrollan en un país del que anteriormente lo desconocíamos casi todo, en especial su contexto político. No queremos quitar ojo de lo que ocurra en aquellas tierras, puesto que su ejemplo logró incendiar el anodino panorama internacional en el 2011.
Egipcios levantando adoquines a su paso para combatir al ejército
en el edificio del Gabinete. 
En vivo desde las calles de El Cairo
Cuando oíamos los disparos que salían desde el edificio del Gabinete, sabíamos que eran de fogueo. A pesar de haber visto a los militares utilizar balas de verdad en ese mismo día, teníamos una ingenua sensación de seguridad por las miles de personas que estábamos en las calles.
Cuando se oyeron gritos y se desató el pánico – ya que una persona que estaba cerca recibió un balazo en el cuello y corrió hacia las ambulancias de detrás de la multitud – seguimos en pie, junto con la mayoría de la gente. La calma que sentíamos era un testamento de una sensación de fuerza numérica que nunca habíamos sentido antes.
La escena era surrealista: unos cuantos centenares de personas en un momento dado intercambiando proyectiles con los soldados egipcios, mientras que otras miles estaban de pie solo a unos metros como colchón humano. Entre ellos, había vendedores callejeros que te vendían de todo, desde comida y té, hasta cascos y keffiyés.
Desde entonces nos hemos despertado con noticias de que el ejército había incendiado la ocupación que había afuera del edifico del Gabinete. Sabíamos que cuando anocheciera, las cosas podrían ser más difíciles para nosotros. Esquivar los proyectiles de los militares puede ser complicado en la oscuridad, y sin los medios de comunicación delante, los militares podrían incluso jugar más sucio. Pero la determinación de la gente era contagiosa, y no nos podíamos echar atrás.
Levantaos! Un enérgico manifestante a hombros de sus compañeros
anima a cientos más cuando avanzan hacia el frente 
Un año de revuelta
Hace un año, millones de egipcios tomaron las calles y ocuparon las plazas públicas como parte de la oleada de revueltas populares que se conocieron como la Primavera Árabe. Inspirados por el levantamiento en Tunicia, los egipcios superaron la parálisis del miedo y se enfrentaron a sus opresores cara a cara, enfrentándose con la policía en el ‘día nacional de la policía‘. La gente fue dispersada, pero los enfrentamientos continuaron en los barrios y en las calles de todo Egipto, haciendo que la policía permaneciera dispersa mientras se destruía la infraestructura policial y se preparaba a las masas para el “Día de Rabia“. El 28 de enero, el pueblo de El Cairo retomó la plaza Tahrir, rompiendo las barricadas policiales mediante manifestaciones descentralizadas que salieron desde los barrios de toda la ciudad. Con la policía derrotada y superada, surgieron espontáneamente patrullas en los barrios para protegerse, mientras que Tahrir se transformó en una zona autónoma y en una ciudad-campamento. Dos semanas más tarde, las calles estallaron en una estruendosa celebración cuando Mubarak abandonó el poder.
Un año más tarde, acaba de concluir la tercera ronda de las elecciones, aunque los militares aún conservan el poder político. También mantienen más de 12.000 presos políticos, que han sido rápidamente condenados en tribunales militares. Las calles de El Cairo están llenas de grafitis y de restos de las protestas políticas que derivaron en combates callejeros. Muros de bloques de hormigón bloquean las carreteras en donde militares y policías se enfrentaron a los manifestantes solo hace unos meses; las aceras y escaleras de mármol permanecen destrozadas donde los militantes callejeros improvisaron hace poco su munición. Algunas asambleas de barrio se han transformando en “comités populares de defensa de la revolución”, que cubren desde los servicios básicos hasta el gobierno local. Mientras tanto, se han formado más de 100 sindicatos independientes, rompiendo el anterior monopolio del estado sobre el trabajo organizado.

 

Egypt Street View from CrimethInc. Workers’ Collective on Vimeo.

 

Jóvenes lanzan molotovs y piedras al ejército sobre el tercer muro
militar entre Tahrir y los edificios del gobierno en las cercanías, durante
los enfrentamientos de diciembre 
Desde (A) pintadas en las paredes de los edificios del gobierno hasta la explosión de sindicatos independientes y federados, se pueden ir viendo tendencias anarquistas en Egipto en tanto que su pueblo lucha por lograr un cambio revolucionario después de su gran momento. Pero no es la primera vez que hay corrientes anarquistas, tanto implícitas como explícitas, en el paisaje político egipcio.
Los anarquistas griegos en El Cairo y Alejandría fueron clave para crear el primer sindicato egipcio, el sindicato de enrolladores de cigarros, en 1899. Los anarquistas italianos también estuvieron implicados en el movimiento sindical egipcio, hasta los años 1950s, pero el movimiento sindical independiente fue destruido tras del golpe militar de 1952. El movimiento sindical independiente resurgió a finales de 2006, aunque en realidad terminó de materializarse a finales de 2008.
Los sindicatos jugaron un papel clave en el éxito del levantamiento del 25 de enero. Desde el 7 de febrero, comenzó una huelga en el transporte público en el área metropolitana de El Cairo, junto con numerosas protestas laborales en el Canal de Suez – y otras acciones industriales en todo el país – que ayudaron a derrocar a Mubarak el 11 de febrero.
La revolución también ha provocado el nacimiento de la primera federación sindical independiente de la historia egipcia. Desde su fundación, en el quinto día de la revolución, se han formado más de 100 sindicatos y asociaciones profesionales independientes, entre ellas una del transporte público. También ha llevado a las autoridades a disolver la junta directiva de la Federación de Trade Unios Egipcia (ETUF), que ha monopolizado el movimiento sindical por ley desde 1957.
Pero las revoluciones no sólo se circunscriben al puesto de trabajo. Aunque las huelgas y otras acciones industriales presionaron económicamente al régimen, el éxito de que los egipcios tuvieron al liberar las calles del control policial se debe en gran medida a otro grupo organizado. Los “ultras“, los fanáticos extremos del futbol, que eran uno de los grupos mejor preparados y más coordinados en las marchas hacia Tahrir. Se convirtieron en la línea de frente en la batalla contra la policía para reconquistar el acceso a la plaza. Organizados via mensajes de foros de internet, después de que uno de ellos fuera asesinado en Tahrir, llegaron con fuerza el Día de Rabia. Mantuvieron una fuerte presencia en la plaza durante la ocupación, especialmente en los momentos en los que los ocupantes estaban más amenazados por la violencia estatal y para-estatal.
Antes del pasado enero, los “ultras” eran vistos como unos hooligans apolíticos de fútbol que nadie quería que causaran problemas. Sin embargo, eran uno de los pocos grupos sociales en Egipto con experiencia en enfrentamientos contra la policía, y su papel central para tomar las calles aumentó enormemente su popularidad. Los grupos ultras tienen decenas de miles de miembros en todo Egipto, muchos de los cuales se identifican como anarquistas. Entre las organizaciones ultras se rechaza situarse en el espectro político, sus tácticas y modos de organización son extremadamente anti-autoritarios. Se organizan sin líderes ni jerarquías, rechazan patrocinios financieros, luchan contra la comercialización del deporte, y viven sus vidas en conflicto con las fuerzas de seguridad del estado. “All Cops Are Bastards” (ACAB) es un lema central entre los ultras, y mediante cánticos y grafitis han popularizado este lema en la sociedad egipcia.
Los ultras fueron los primeros en utilizar el grafiti para difundir la brutalidad policial y pedir libertad de expresión, y esto les atrajo simpatizantes y nuevos miembros en los años anteriores a la revolución. Hoy, ACAB, es el grafiti más común en El Cairo, y se pinta en las paredes de todo Egipto. Los ultras siguen siendo una poderosa fuerza social que le da dientes al movimiento, apareciendo a las manifestaciones con bengalas, cócteles molotov, petardos y canciones de desafío que se han adoptado ampliamente.
Toma de material: después de uno de los muchos enfrentamientos
con la seguridad del estado que llevó a que un oficial fuera atrapado
y que se le quitara su uniforme; un manifestante triunfal se fotografía
con su material antidisturbios. 
El movimiento revolucionario nacido en Tahrir también atrajo a muchos que tradicionalmente estaban excluidos de la organización política clásica: los millones de personas que sobrevivían a través de la acción directa y que subsistían con tan solo un dolar al día. Los niños de la calle y los chabolistas que hicieron de Tahrir su casa se quedaron allí una vez que la fiesta había terminado. Las condiciones que les llevaron a levantarse no habían cambiado con la caída de un político, así que su ocupación continuó. La juventud callejera, incluso de hasta seis años, continuó siendo una de las combatientes más valientes y comprometidas en esta revolución, levantando adoquines del suelo y corriendo delante de la policía con escudos auto-fabricados, keffiyes, y hondas. Los medios de comunicación egipcios los desprecian como busca-problemas sin motivaciones políticas, o dicen que les han pagado, o que se les obliga a combatir. Pero al verlos esquivar balas de verdad entre nubes de gas lacrimógeno, hace que estos jóvenes egipcios parezcan palestinos lanzadores de piedras que tanto les inspira.
En la caótica extensión de los barrios autconstruidos de alrededor de El Cairo la auto-organización es un medio de supervivencia diaria. Los que no tienen casa las construyen en tierras ocupadas u ocupan estructuras vacías. Pinchan el agua y la electricidad cuando las autoridades se las cortan, y se enfrentan a la policía cuando hacen redadas en los barrios para desalojar o privarlos de los servicios esenciales. Bolsas de comunidades cercadas, habitadas por las clases superiores de El Cairo, se aislan de las clases excluidas y hacen visible la intensa estratificación de la riqueza en la sociedad egipcia actual.
Pero una parte de la creciente sub-clase egipcia, animada por la revolución, está pasando a la ofensiva. Han comenzado una oleada de ocupaciones de edificios de apartamentos vacíos bien orquestada en áreas mejores. Hace unos pocos meses tuvo lugar una toma coordinada de 2.000 viviendas en el barrio 6th of October City, que provocó una importante confrontación con miles de soldados desplegados para desalojarlos. Los ocupas defendieron sus nuevas casas con armas de fuego y cócteles molotov. Otros irrumpieron en los edificios de apartamentos de Sheikh Zeyad City, ocupando los pisos y demandando viviendas permanentes. Estas acciones de alto perfil son un testimonio de la creciente fuerza de diferentes comunidades que se organizan horizontalmente y actúan colectivamente.
Y no se queda esto en los barrios de chabolas. Examinando la construcción de la mayoría del Cairo contemporáneo, se podría decir que el desarrollo informal se ha desarrollado con una mínima o nula asistencia del estado, en su mayoría a través de la organización de los propietarios de los solares vecinos o con un desarrollo espontáneo tutelado por la intervención y negociación de los vecinos. Esto ha llevado a un sistema altamente funcional de vencindarios, aunque con algunos problemas comunes que tienen que ver con asuntos como la planificación de las zonas verdes, la anchura de las calles, y la altura de los edificios. Aún así, se han resuelto gran cantidad de necesidades sin una acción real del gobierno, y definitivamente se ve una evidencia de algún tipo de planificación y cooperación popular a nivel local.
Durante la ocupación original de Tahrir, el auto-gobierno de los barrios convirtió en una necesidad. Las, ya mínimas, infraestructuras de gobierno cesaron de funcionar, e incluso policías de paisano tomaron parte en los saqueos organizados para aterrorizar a la gente. En cuestión de una sola noche aparecieron comités populares de barrio por todo el país. La gente salió de sus casas a la calle en medio de un bloqueo total de telefonía movil y de internet, e instalaron puntos de control y sistemas de comunicaciones para defender sus barrios de la policía y de otros elementos anti-sociales.
En Tahrir, también surgió otra comunidad autónoma. Se crearon en las tiendas clínicas y logística diversa para atender las necesidades de los manifestantes, mientras que aparecieron grupos de debate, conferencias, conciertos, biblioteca, escuela, e incluso un “Cinema Tahrir” que se aseguraban de que la plaza fuera un lugar para la educación política y para la forja de relaciones profundas. Al igual que las protestas Occupy que inspiraron, estas iniciativas estaban apoyadas por donaciones y por voluntarios auto-organizados. La ayuda mutua y la asociación voluntaria era la norma, y la lógica del capitalismo y las relaciones de poder se desvaneció. Pero la ocupación no se dio sin controversias. Los ladrones y los matones eran un problema persistente en Tahrir, uno de ellos provocó incluso la creación de una cárcel y la aparición de vigilantes de seguridad y de un sistema de justicia con varios grados de respeto por los derechos humanos. Aún así, muchos anarquistas egipcios correctamente señalaban que la ocupación de Tahrir y la consiguiente ocupación del Gabinete fueron exitosos experimentos de anarquía.
Las tiendas surgían de entre las ruinas quemadas de la plaza Tahrir,
destruida por una invasión militar solo unas horas antes
Hace un año, los revolucionarios de Egipto convirtieron Tahrir en su hogar. Pero a unas pocas manzanas de allí, recientemente otra ocupación tambaleó los cimientos del poder. La gente harta ya del poder militar y desencantada con las elecciones ocupó las entradas del edificio del gabinete para evitar que tuvieran lugar nuevas reuniones y para protestar contra el poder militar. A primeras horas del 16 de diciembre, esta ocupación se convirtió en el último titular de noticias de la guerra social en Egipto. Los militares secuestraron y golpearon seriamente a un ocupante, luego incendiaron del todo la ocupación, iniciándose así cinco días de intensas batallas callejeras. A diferencia de los enfrentamientos anteriores, la gente ya no estaba enfrentándose a las universalmente despreciadas fuerzas policiales, sino al ejército.
La gente se levantó con la noticia de que los manifestantes estaban siendo atacados y pronto se dirigieron a la escena, en donde una ciudad de tiendas de campaña había sido reducida a hogueras y cenizas en la calle. Las piedras volaban a través de las ventanas del edificio del gabinete contra los soldados que se habían retirado adentro, y la gente en la calle continuaba congregándose hasta ser millares. Durante los siguientes cinco días, Tahrir se convirtió en el punto de convergencia, y punto de partida, de una batalla de 24 horas con los militares. Se intalaron clínicas de primeros auxilios y los bancos cerraron. La juventud podía verse rompiendo los cajeros automáticos y astillando el marmol de las paredes y sacando adoquines del suelo para utilizarlos como proyectiles. El edificio del gabinete fue incendiado repetidamente con cócteles molotov, mientras que los soldados lanzaban grandes trozos de asfalto desde los tejados indiscriminadamente contra la multitud, hiriendo a decenas de personas. En algunos puntos, la gente parecía estar ganando, en otros el ejército parecía que tenía las cosas controladas, pero no había lugar a dudas de que ésta no era una simple protesta: era una conflicto a gran escala.
Joven egipcio con dos balas que los militares le habían disparado a él
y a sus compañeros en aquel día durante los enfrentamientos de
alrededor de la plaza Tahrir. 
La multitud fue empujada hacia Tahrir, pero incluso aunque los militares comenzaron a utilizar munición real y una fuerza letal, su primer intento de limpiar la plaza fracasó. Cuando las piedras llovieron desde todas las direcciones, se retiraron a las ruinas del edificio del gabinete. Para formalizar “las tablas”, se levantó un enorme muro de hormigón, bloqueando totalmente la carretera entre Tahrir y el gabinete. Pero, simplemente, la lucha siguió en otra calle. Al día siguiente, los militares lograron limpiar Tahrir y quemar completamente la infraestructura de la ocupación. Pero llegaron nuevos grupos a combatirlos y fueron expulsados otra vez. Mientras tanto la televisión estatal estaba fomentando teorías de la conspiración sobre los manifestantes, mostrando a niños manifestantes que decían haber sido pagados para luchar en las calles; mientras tanto los medios independientes estaba documentando abusos, heridos, y las razones reales detrás del conflicto. La imagen de una mujer agarrada y apaleada por la policía cuando se levantó su niqab y mostró su sujetador azul, eventualmente provocó el final de la batalla callejera. En respuesta a esta imagen y a los informes sobre abusos sexuales durante su detención, se convocó una manifestación de mujeres y se encaró decisivamente contra un humillado ejército, terminando la confrontación con los militares en victoria en su quinto día.
Como ha sido el caso durante el siglo pasado, la mujer ha estado en la línea de frente de esta revolución, liderando manifestaciones y cánticos, escribiendo y distribuyendo octavillas, combatiendo a la policía, realizando tareas de medios independientes, y participando en los comités populares. Al desafiar la cultura del patriarcado, que aún persiste en la mayoría de la sociedad egipcia, la mujer denuncia los estereotipos sexistas con sus acciones y se empodera para espolear la revolución en todas las esferas de la vida diaria.
Hoy en día hay algunas mujeres en los niveles más altos del gobierno. Pero igual que sus compañeros masculinos que abandonaron las calles por el proceso político, están a punto de descubrir la amarga realidad que se esconde tras la “democracia”. Al ir concluyendo las elecciones, se ha visto claramente que los ganadores del proceso de “democratización” egipcio han sido, los otrora prohibidos, Hermanos Musulmanes. No se debe exclusivamente a que hubiera muchos revolucionarios boicoteando las elecciones. El partido “Justicia y Libertad” de la Hermandad Musulmana, tenía la capacidad financiera para pagar la enorme campaña que les permitió comprar los votos de muchos egipcios. En Egipto, como en otras democracias capitalistas, el axioma “un dolar=un voto” suena tan alto como siempre. Aunque las condiciones económicas fueron la mejor mecha para el levantamiento de hace un año, la Hermandad Musulmana tiene exactamente las mismas políticas económicas que sus predecesores. Tantos egipcios que votaron al partido – debido al profundo y largo conflicto con sus anteriores dirigentes – tendrán que volver a las calles a combatir a su gobierno una vez más en el futuro.
Vota a Nadie: grafiti cerca de Tahrir animando a boicotear las elecciones
Entre las extensas corrientes implícitamente anti-autoritarias, también han crecido organizaciones más explícitamente anarquistas en el proceso revolucionario egipcio. Individualidades anarquistas han desempeñado papeles clave en la revolución, desde organizar protestas y la logísta de las ocupaciones hasta hacer una cobertura mediática independiente. Mientras tanto, también una creciente organización anarcosindicalista llamada Movimiento Socialista Libertario ha estado organizado conferencias y asambleas. Tiene miembros en El Cairo y Alejandía, y conexiones con las redes anarquistas internacionales. El MSL está comenzando también a ganarse enemigos, entrando en conflicto con la Hermandad Musulmana y otros.
Según algunos manifestantes empoderados van creando organizaciones, coordinando acciones directas y cada vez van siendo más precisos al pedir cambios revolucionarios, también va creciendo la represión institucionalizada. La gente creó su propia ley sindical, mientras que las leyes militares criminalizaban las huelgas; se han creado medios independientes con nuevas cuotas de popularidad, mientras que los medios de comunicación del estado son más flagrantes en sus mentiras contra el movimiento de protesta; y la gente continúa combatiendo la autoridad en las calles, mientras hay 12.000 personas encerradas y privadas de toda garantía en los tribunales militares. La sociedad egipcia está viviendo realidades divergentes. Por un lado, la gente está determinada para concluir la revolución que comenzó hace un año; por el otro, las elecciones enmascaran la continuación de la dominación del estado y la cooptación del potencial de un orden social emergente.
Conclusión sin aliento: Continuará…
La revolución ha estado viva en todo momento. La determinación de la gente en las calles para concluir lo que comenzaron el año pasado se encontró con la urgencia que sentíamos por parte de nuestros compañeros para actualizar la revolución en la sociedad general. Todo momento era una oportunidad para tomar el futuro, todo el mundo lo sabía.
Antes de que estallaran los enfrentamientos, nos pasábamos toda la noche hablando de la revolución, analizando el presente y haciendo estrategias para el futuro. Sólo me podía imaginar que había miles de conversaciones como esa teniendo lugar en todo Egipto. Cuando nos despedimos – que espero que sea un “hasta luego” – había una gravedad en el momento. Mientras que mis nuevos amigos pueden estar celebrando victorias en la calle, e incluso pueden ganar esta batalla a largo plazo, algunos pueden morir, resultar heridos, o prisioneros de los militares en los días y meses futuros. Los mismos riesgos corremos todos, una vez que comencemos a “luchar como un egipcio“. Las pirámides no fueron construidas en un día, y la épica tarea de desmantelarlas nos puede llevar una temporada aún, pero Egipto está en vías de hacerlo.
El muro debe caer! Activistas egipcios desmantelan el muro que les
separaba del ejército.
EXTRET DE:

Frente a la crisis, solidaridad, autoorganización y acción directa

Las primeras medidas que se tomaron, a mediados de 1933, fue la huelga de alquileres, gas y electricidad […]. Los comités de casas, calles y barrios comenzaron a funcionar para hacer frente masivamente a los desahucios u otras medidas coercitivas de los propietarios, que se apoyaban en la fuerza pública. La movilización, particularmente de mujeres y chiquillos era permanente y, de tal modo, que, cuando se intentaban hacer desalojos, esas mujeres y chiquillos eran quienes afrontaban a la fuerza pública, impidiendo que se echara a los inquilinos de sus casas”
Extraído de “Durruti en la Revolución española”, de Abel Paz.

Desde esta publicación hemos intentado difundir las acciones que a través del apoyo mutuo y la acción directa han plantado cara a los ataques del Estado. Así, hemos tratado las movilizaciones contra las redadas racistas[1], las luchas contra el Tren de Alta Velocidad[2], las acciones contra los desahucios y las subastas de los pisos embargados[3], las huelgas en la educación y la difusión de las asambleas de profesores/as[4], las movilizaciones de usuarios/as del sistema público de salud[5]… Con este artículo queremos dar a conocer otras respuestas que se están llevando a cabo en Grecia dado que en estos momentos están sufriendo la misma crisis que estamos padeciendo en el Estado español y las mismas soluciones dadas desde el poder: subida de impuestos, incremento de las tarifas de transporte, reducción de sueldos de empleados/as públicos/as y de pensiones, despidos, recortes en derechos laborales y sociales, privatizaciones…

En otras ocasiones ya nos hemos referido a las luchas griegas al hablar de la huelga de hambre de los/as inmigrantes en lucha por su regularización[6], de los/as vecinos/as que trataban de parar un vertedero[7] y que creaban parques y semilleros autogestionados en Atenas[8]. Ahora pretendemos centrarnos en las respuestas que se están produciendo contra la crisis.

¿Peajes? Den Pliróno!

Frente a las subidas de impuestos y la extensión de nuevas tasas ha nacido el movimiento Den Pliróno (No pago). Mediante acciones de desobediencia civil y alejados/as de formas de organización burocráticas demuestran que ellos/as no van a pagar la crisis.

“Desprendidos de aparatos y dependencias partidistas, tenemos como legado único los cientos de asambleas de procesos de democracia directa, las manifestaciones y las acciones que hemos realizado hasta hoy en toda Grecia, en peajes, hospitales, playas, transporte público, en la plaza de la Constitución (Síntagma) y en otras plazas y barrios. Intensificamos nuestra lucha con el fin de que sea la mecha que prenderá fuego en la sociedad, para lograr grandes cambios sociales. Les invitamos a organizarse en los Comités de Lucha “No pago”, así que por fin todos juntos tomemos nuestra vida en nuestras manos, contra los que nos la roban”.

El movimiento No pago comenzó con la negativa a pagar los numerosos peajes que pueblan las carreteras griegas. Su forma de actuación ha sido muy sencilla, no han reivindicado nada, no han pedido al Estado que baje los precios, simplemente se han organizado para no pagar los peajes levantando ellos/as mismos/as las barreras que les impedían el paso a las carreteras de pago. Esta forma de actuación se ha extendido velozmente y, según las empresas que gestionan la concesión de las carreteras de pago, casi un 20% de los/as automovilistas no pagan el peaje.

La unión hace la fuerza.

Tal vez la lucha en la que el movimiento No pago ha alcanzado una mayor radicalidad es la oposición al nuevo impuesto inmobiliario que, en su continua búsqueda de ingresos para destinarlos al pago de la deuda, fue aprobado por el gobierno griego hace unos meses. Se trata de un nuevo impuesto sobre la vivienda que grava la propiedad inmobiliaria y que, para las casas más humildes, asciende a doscientos euros mensuales. Para evitar que una población acosada por el desempleo, por innumerables impuestos, subidas de precios, etc., opte por no pagar la nueva tasa, el gobierno ha decidido recaudarlo a través de la factura de la luz. Así, a quienes no paguen el impuesto, el Estado les cortará la luz.

Las movilizaciones en contra de este nuevo ataque se han extendido por toda Grecia porque, como expresó el Consejo Municipal de Patras, la tercera ciudad más poblada de Grecia, en una resolución en la que llamaba a la desobediencia y al impago “el método de recaudación tiene todas las características de la barbarie social que acompaña la política del gobierno en su totalidad. Van a cortar el suministro eléctrico, un bien de primera y vital necesidad para la supervivencia de familias con personas enfermas, niños, ancianos”.

Desde las asambleas populares se ha mostrado el rechazo al nuevo impuesto y a la forma de recaudación y se están organizando respuestas para impedir que el gobierno pueda cortar la luz a quienes no puedan o no quieran pagar. Estas iniciativas están basadas en la solidaridad y en el apoyo mutuo entre vecinos/as y trabajadores/as afirmando, como en el comunicado de la Asamblea Popular de Brajami (Tesalónica), que “Nadie va a estar solo en esta opción (de no pagar), vamos a estar todos juntos. Confiando en la auto-organización como la única opción en nuestros tiempos, formamos nuestras resistencias de desobediencia colectivas, sin esperar nada a ‘salvadores’”.

Desde el primer momento, la resistencia al nuevo impuesto ha contado con el apoyo de los/as trabajadores/as de la Compañía de Electricidad. El 20 de noviembre, trabajadores/as de la Compañía ocuparon las oficinas desde donde se mandaban las órdenes de desconexión del suministro eléctrico a quienes no habían pagado el impuesto, convocaron una huelga de dos días, desconectaron el sistema eléctrico que permitía realizar los cortes de luz y mantuvieron bloqueadas las oficinas durante tres días hasta que la policía antidisturbios desalojó el edificio deteniendo a quince trabajadores/as. En un comunicado, el sindicato de trabajadores/as de la Compañía de Electricidad explicaba los motivos de su acción: “Estamos aquí porque nos negamos a convertirnos en inhumanos y asesinos de niños y de enfermos.

Estamos aquí porque para nosotros ningún ser humano está de sobra. Estamos aquí porque todavía corre sangre que corre en nuestras venas. Estamos aquí porque los seres humanos y sus necesidades están por encima de los mercados. Estamos aquí para bloquear el envío de los órdenes de desconexión del bien público de la electricidad, sin el cual se ponen vidas humanas en peligro y nadie puede vivir. Por último, estamos aquí porque mañana no queremos sentirnos vergüenza. No vamos a tirar nuestro orgullo y dignidad a la basura”.

Los llamamientos a la solidaridad son continuos y en los barrios se han creado brigadas que tratan de impedir que se realicen los cortes y que, en caso de no lograrlo, reconectan el suministro eléctrico trucando los contadores y pinchando la luz con ayuda de los/as trabajadores/as de la compañía eléctrica.

Por la extensión de la solidaridad

Más muestras de cómo la acción directa y la solidaridad pueden ser las herramientas que palien nuestras necesidades las podemos ver en los continuos saqueos de supermercados que se están dando por toda Grecia. La escena de decenas de personas entrando en un centro comercial y saliendo con alimentos y productos de primera necesidad que son repartidos en mercados populares es cada vez más frecuente. En algunas de estas expropiaciones se han repartido panfletos explicando que “No hemos realizado esta acción porque seamos salvadores, ni queremos ser salvadores de nadie. Formamos parte de esta gente, que concibe la perspectiva de su vida sólo mediante la lucha. Somos algunos de los que viven a vuestro lado, algunos que hoy hemos optado por indicar una de las maneras de romper la miseria, de recuperar nuestro tiempo y nuestra vida” llamando a la gente a que tomen ellos/as mismos/as la iniciativa y que participen en las luchas dado que “El futuro de la clase oprimida no es la búsqueda de la supervivencia, ni la congestión entre la renuncia y la miseria. Está sintetizado en el aquí y ahora, a través de los momentos pequeños y grandes de las negativas y de nuestras luchas. En la lucha diaria contra los patrones y en las huelgas generales, en las manifestaciones, en las asambleas populares, en las estructuras de ayuda mutua, en las ocupaciones de edificios públicos, de escuelas y de universidades, en la rabia contra los maderos y en la solidaridad contra la represión, en las acciones agresivas contra blancos capitalistas y gubernamentales, en la negativa a pagar, desde las cuentas de electricidad y los billetes, hasta los peajes, en las expropiaciones colectivas de bienes en los supermercados y en su distribución en público”.

Pequeños gestos solidarios se extienden en el metro y en los autobuses cuando los billetes usados se dejan para que otro/a vecino/a no tenga que pagar por su transporte, cuando los/as médicos/as se niegan a cobrar a los/as pacientes para protestar contra el copago sanitario, cuando se hacen comedores populares gratuitos con productos expropiados de supermercados, cuando las asambleas de barrios organizan tiendas de trueque y bancos del tiempo, cuando afirmando que “no vamos a permitir a los usureros quedarse con ninguna casa” se paralizan las subastas de casas embargadas…

Mientras, el desprecio a aquellos/as que se buscan la vida pisoteando la de otros/as no para de aumentar. El asco y la rabia que los/as policías llevan tiempo provocando cuando patrullan las calles se ha extendido a aquellos/as que a cambio de un salario no dudan en vender a sus vecinos/as. “No sólo las empresas impersonales que cortan el suministro de electricidad, sino los trabajadores en ellas tendrán que recibir la presión social, así que se nieguen a jugar este juego. Si no, que afronten directamente el ridículo, el desprecio, el aislamiento, el reproche social por parte de todos nosotros”; estas líneas, dirigidas a los/as electricistas contratados/as por la compañía eléctrica para cortar la luz a los que no pagan el impuesto inmobiliario, pueden hacerse extensivas a los/as que firman órdenes de desahucios, piden los billetes en el metro, juegan a ser héroes ciudadanos/as tratando de impedir saqueos en supermercados, se encargan del cobro de deudas…

A convertir la crisis en la crisis del capitalismo.

Más información en www.verba-volant.info/es


Notas

[1] “Lavapiés se moviliza contra el acoso policial”: http://www.todoporhacer.org/lavapies-se-moviliza-contra-el-acoso-policial y “Las asambleas de barrios y pueblos de Madrid pasan a la acción”: http://www.todoporhacer.org/las-asambleas-de-barrios-y-pueblos-de-madrid-pasan-a-la-accion

[2] “La oposición al TAV prosigue en Navarra”: http://www.todoporhacer.org/la-oposicion-al-tren-de-alta-velocidad-prosigue-en-navarra y “Movilizaciones contra el TAV en Hernani”: http://www.todoporhacer.org/movilizaciones-contra-el-tren-de-alta-velocidad-tav-en-hernani

[3] “Crónica de un desahucio”: http://www.todoporhacer.org/cronica-de-un-desahucio, “Contextualizando la jornada de movilización del 15 de Octubre: la reivindicación toma espacios”: http://www.todoporhacer.org/?s=Contextualizando+la+jornada+de+movilizaci%C3%B3n+del+15+de+Octubre%3A+la+reivindicaci%C3%B3n+toma+espacios, “Varían las formas, pero el fondo permanece: los desahucios continúan”: http://www.todoporhacer.org/varian-las-formas-pero-el-fondo-permanece-los-desahucios-continuan, “La sociedad pública del alquiler aumenta un 19% el precio de las viviendas públicas”: http://www.todoporhacer.org/920, “La Cañada Real Galiana: un barrio por construir”: http://www.todoporhacer.org/932, “Las asambleas de barrios y pueblos de Madrid pasan a la acción”: http://www.todoporhacer.org/las-asambleas-de-barrios-y-pueblos-de-madrid-pasan-a-la-accion e “Hipotecas y desahucios”: http://www.todoporhacer.org/hipotecas-y-desahucios

[4] “La enseñanza pública madrileña amenazada por la privatización”: http://www.todoporhacer.org/la-ensenanza-publica-madrilena-amenazada-por-la-privatizacion y “Crónica de un conflicto. Primera semana de clase, primera semana de paros”: http://www.todoporhacer.org/cronica-de-un-conflicto-primera-semana-de-clase-primera-semana-de-paros

[5] “La sanidad pública en el punto de mira”: http://www.todoporhacer.org/la-sanidad-publica-en-el-punto-de-mira, “La privatización de la sanidad en la Comunidad de Madrid”: http://www.todoporhacer.org/la-privatizacion-de-la-sanidad-en-la-comunidad-de-madrid, “Los/as mayores del centro Güell evitan el cierre de su consultorio”: http://www.todoporhacer.org/losas-mayores-de-la-colonia-guell-evitan-el-cierre-de-su-consultorio y “Desalojo de varios centros de atención a personas con diversidad funcional en Madrid”: http://www.todoporhacer.org/desalojo-de-varios-centros-de-atencion-a-personas-con-diversidad-funcional-en-madrid

[6] “Distintos caminos, un mismo objetivo”: http://www.todoporhacer.org/distintos-caminos-un-mismo-objetivo

[7] “Resistencia contra el proyecto de vertedero en Keratea (Grecia)”: http://www.todoporhacer.org/resistencia-contra-el-proyecto-de-vertedero-en-keratea-grecia

[8] “Creación de un semillero autogestionado en el antiguo aeropuerto de Atenas”: http://www.todoporhacer.org/creacion-de-un-semillero-autoorganizado-en-el-viejo-aeropuerto-de-atenas

 

EXTRET DE:

http://www.todoporhacer.org/frente-a-la-crisis-solidaridad-autoorganizacion-y-accion-directa