Asesinaron al anarquista antifascista Nikita Kalin

 

Samara, Rusia

A las 06.30 de la mañana del 9 de febrero, un portero encontró en la zona circundante del instituto FIAN el cadáver de Nikita Kalin, nacido en 1991. La policía llegó al lugar a las 08.00 y a las 11.00 informó a la madre del asesinato del compa. Nikita fue apuñalado 61 veces, además de que sus costillas tenían varias fracturas y su cabeza también presentaba heridas. Lxs asesinxs no habían robado nada. Por el momento, la policía ha detenido a un sospechoso, cuya ropa tenía manchas de la sangre de Nikita.

Es obvio que Nikita fue atacado por un grupo, mientras que la policía informó a su madre, de manera no oficial, que el sospechoso bajo arresto es un neonazi y que no van a dar más info sobre lxs otrxs sospechosxs. A parte de la ferocidad del asesinato, la policía no ha interrogado todavía la madre de Nikita ni a su amigx, quien fue la última persona que lo vio. Por ello, se sospecha que se intentará cubrir el caso, como ocurre frecuentemente en Rusia. No obstante, el sospechoso ya ha contratado un abogado.

Se teme que la investigación de la policía se está desarrollando en favor de los intereses del arrestado, así que se necesita todo el apoyo posible.  Actualmente, una organización de derechos humanos ha ofrecido apoyo jurídico facilitando un abogado, pero se necesita todavía dinero para los gastos del funeral.

Nikita provenía de una sencilla familia de trabajadorxs y no escondió jamas sus ideas antifascistas y anarquistas. Si queréis ayudar a lxs amigxs y la familia en la recaudación del dinero necesario para el funeral, se puede hacer a través de la Cruz Negra Anarquista de Moskú, aquí.

 

EXTRET DE:

http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/19749

Comunicado de integrantes de la marcha a Atenas que están actualmente en Grecia

Los medios de comunicación internacionales han hablado de la noche pasada en Grecia. Han hablado de fuego, de caos, de violencia…

Hablan de las 100.000 personas congregadas en syntagma, pero no de las 200.000 que realmente había ni de las 300.000 que no pudieron llegar a la plaza porque las calles y el metro estaban bloqueadas por la policía.

No han hablado de como la policía provoco el inicio de los disturbios a las 17:00 arrojando gases lacrimógenos, indiscriminadamente por toda la Plaza Syntagma, dispersando a los manifestantes por todo el centro de Atenas, para que no molestaran frente al parlamento.

Los medios han hablado de destrucción indiscrimanada, han hecho correr el rumor de que la biblioteca nacional de Atenas ardía en llamas. Falso.

Han ardido bancos, cafeterías y tiendas, franquicias de las industrias multimillionarias que han llevado a Grecia a esta situación, los medios hablan de jovenes antisistema, pero no hablan de mujeres y hombres ancianos con sus máscaras anti-gas mostrando su apoyo durante horas golpeando ritmicamente las verjas de los bancos y multinacionales con manos y pies, silbando y gritando en apoyo a las primeras líneas que resistían los embites de los antidisturbios en calles llenas de lacrimógenos y fuegos, aplaudiendo al ver las llamas en Alpha Bank y Eurobank.

Hablan de que la Violencia no arreglará la situación en Grecia, pero no hablan de la asamblea inter-barrios que se celebró la pasada semana en la Universidad de Pantios, no hablan de que la ocupación de la Universidad de Nomiki tenía como objetivo ser un lugar de intercambio y debate entre los distintos movimientos griegos, no hablan sobre los comedores libres y mercados de intercambio que se realizan semanalmente en los barrios.

Lo que no dirán los medios, es que tras la última expropiación masiva en un supermercado, y la distribución de lo alimentos en un barrio obrero de Salónica, las viejas decían que no habían llegado a tiempo, que volviéramos a entrar, y aunque por el momento ellas no entren, saben donde está su gente.

Lo que no dirán es que mientras caminábamos por un barrio obrero, en una pequeña manifestación lejos del centro, la gente asomaba a los balcones alzando el puño, y la manifestación multiplicó su afluencia, la gente bajaba de sus casas, se sumaba, las viejas asomadas aplaudían, los viejos… Joder, los viejos cantaban himnos, no entendía ni papa pero no os imagináis, nos os hacéis idea, y eso no lo dirán los medios, pero ya lo decimos nosotrxs.

Aquí, en Atenas, saben que no están solos, que toda Europa sigue el mismo camino, lo que no saben es que estamos haciendo el resto de Europa… si estamos haciendo algo el resto de Europa.

No estamos viendo solo el presente de Grecia, estamos viendo nuestro futuro.

Atenas 13-2-2012

 

EXTRET DE:

http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/19684

[VIDEOS I FOTOGRAFIES] 12 de febrero de 2012: en las calles de Atenas y en toda Grecia se dio una de las luchas más decisivas y esperanzadoras con el Poder y la Barbarie

Atenas, defendiendo la dignidad

Desde las 16:30h la gente había comenzado a llegar a la plaza de Síntagma para la manifestación de las 17:00h. Poco a poco gente de todos los barrios de Atenas, así como miembros de asambleas barriales y colectividades fueron llegando al centro, marchando o caminando. El Régimen había cerrado todas las estaciones del centro. Esto no impidió a más de 500.000 personas a estar durante toda la tarde y la noche manifestando contra la barbarie que nos tiene reservada la Soberanía si no resistimos a sus planes.

Es una de las pocas veces que el cálculo de los participantes en una manifestación resulta sumamente difícil. El pueblo de Atenas abarrotó el centro entero de una ciudad de casi 5 millones de habitantes. Las plazas de Síntagma, Omonia y Monastiraki, así como todas las avenidas céntricas de Atenas constituyeron el escenario de una y al tiempo de muchas manifestaciones, de numerosos frentes y puntos de enfrentamientos contra los odiosos equipos antidisturbios. Fue tanta la cantidad de la gente que salió a las calles de Atenas, fue tanta su rabia contra el Régimen y contra todo lo que nos están imponiendo, que por poco se agotan los gases lacrimógenos y las peligrosas sustancias químicas que usa la Policía en cada manifestación. La Policía hizo uso de balas de goma contra manifestantes, sobre todo contra los anarquistas ocupantes de la Facultad de Derecho. Hay que señalar que según varios testigos entre los policías griegos hubo varios refuerzos de los regímenes totalitarios de la Unión Europea.

Un poco después de las 17:30h, comenzaron los primeros enfrentamientos en la parte superior de la plaza de Síntagma, al lado del Parlamento. En aquel momento la plaza estaba abarrotada de gente y las tres avenidas que la enlazan con la otra plaza del centro, la de Omonia estaban llenas de manifestantes de toda Atenas. La oleada de los manifestantes había llegado hasta la plaza de Monastiraki, a 15 minutos caminando de las dos plazas mencionadas más arriba.

Al mismo tiempo, desde la Facultad de Derecho ocupada un bloque de anarquistas intentó salir del edificio de la universidad para dirigirse a Síntagma, pero recibió una carga por parte de dos escuadrones de la Policía, nada más salir a la calle. Es que en la Democracia se puede manifestar libremente…

Los conflictos y enfrentamientos entre numerosos y diversos grupos de manifestantes y los llamados grupos antidisturbios se extendieron literalmente por todo el centro de la ciudad. La Policía no podía hacer frente a los luchadores que no retrocedían, o si lo hacían, no se dispersaban sino que regresaban a donde estaban antes de la carga policial con una persistencia que pocos antecedentes tiene en la historia del movimiento social de este país. Poco a poco la Policía iba “empujando” a los manifestantes rabiosos, tratando de evacuar la plaza de Síntagma y echar a la gente del centro de la ciudad, así que los 330 diputados del Parlamento votaran las nuevas medidas penosas y que los medios de desinformación hablaran de unos 100 encapuchados que apañaron una pequeña manifestación pacífica…No obstante, las mentiras se han acabado. Ha comenzado la marcha atrás para todos estos parásitos y sus esbirros.

No fueron pocas las veces que los manifestantes re-ocuparon la plaza o una parte de ella. Desde las 17:30h, hasta las primeras horas de la madrugada, por casi todo el centro de Atenas se estuvieron dando unas verdaderas batallas. La gente estaba decidida a quedarse, a no retroceder, a no rendirse, metafórica y literalmente hablando. Puede ser que no todos estuvieran “en primera fila”, puede ser que la manifestación hubiera sido más amenazadora para el Régimen si unos grupos de manifestantes no hubieran comenzado tan temprano los incidentes (dejamos este debate otro momento), sin embargo cuando se quemaron los bancos del centro la gente aplaudió y gritó lemas en contra del gobierno, la Banca y el podrido sistema capitalista. También, se realizaron ataques a periodistas de medios de desinformación y se tiraron bengalas a otros que estaban filmando desde azoteas de edificios altos. El alcalde de Atenas vio lo acontecido en la manifestación desde el centro deoperaciones de la Policía…

Los medios de desinformación se quedaron igual de atónitos que sus amos. No teniendo otra copla en su repertorio de propaganda que la de los “incendios de edificios, que pueden resultar peligrosos”, se olvidaron de los “100 encapuchados que se infiltran entre los manifestantes pacíficos”. Lo que ocurrió los sobrepasó. No esperaban una manifestación de más medio millón de personas en una sola ciudad, quedándose en las calles, montando barricadas y luchando durante más de 6 horas contra la barbarie de la Dictadura. Falsificaron los hechos y se les escapó que casi todos los edificios incendiados fueron sucursales de bancos, grandes tiendas departamentales o de artículos de lujo, negocios de multinacionales (p.e. Starbucks, que fue mencionado en los telediarios como…un mero café). Señalamos el ataque e incendio de la sucursal central del banco Alpha, cuyo edificio fue en el siglo XIX el primer banco de Grecia, construido por las logias masónicas europeas y cuyos dueños hace unas semanas preanunciaron las medidas de austeridad, pidiendo la eliminación del salario mínimo, y uno de cuyos mayores accionistas es Mánesis, el dueño de la “Acería Griega”.

A las horas de estar escribiéndose estas líneas hay focos de resistencia y se están dando enfrentamientos en varios frentes. Mencionamos el ataque a la Comisaría del barrio de Eksárjia, la marcha improvisada de compañeros por las calles del barrio Egaleo a la 1 de la madrugada, la tentativa de ocupación del Ayuntamiento de Atenas que fue reprimida y el ataque a un club de los policías de Atenas y las tentativas de atacar u ocupar varios edificios gubernamentales.

Isla de Corfú: ataques incendiarios a las oficinas de dos diputados locales (fotos).

Isla de Rodas: centenares de manifestantes ocuparon el Ayuntamiento de la capital de la isla.

Canea, Creta: manifestación de más de 4.000 personas. Se incendiaron bancos, cajeros automáticos y el Ayuntamiento de la ciudad. La mani acabó en el edificio ocupado de la Administración local.

Volos, Tesalia: La manifestación agrupó a 4.000 personas y acabó en el Ayuntamiento, donde muchos manifestantes procedieron a su ocupación. Mientras la ocupación estaba en curso, estalló un incendio en el sótano del Ayuntamiento. Evidentemente se trata de una acción provocada por la Autoridad, la cual veía su “castillo” ocupado y no dudó en incendiarlo.

Se dieron enfrentamientos con la Policía cerca de las oficinas del partido gobernante Pasok.  También se incendió la sucursal del banco Eurobank, se destruyeron varios supermercados y grandes negocios. Por la noche un grupo muy numeroso de manifestantes entró en la Agencia Tributaria local y destrozó sus archivos.

Kavala: ocupación en el edificio de la Administración de la provincia, como en muchas ciudades griegas. Lamentablemente la ocupación duró poco.

Estamos viviendo los albores de una nueva era. Hoy, domingo 12 de febrero hemos vivido uno de los  capítulos más destacados en la historia de la resistencia de este pueblo contra la barbarie, el totalitarismo, el fascismo, el Poder y el Capital, y a favor de la libertad y la dignidad. El dilema “sumisión o revolución” se plantea más actual y urgente que nunca no sólo a los que viven en el territorio del Estado griego, sino a todos los seres humanos que anhelan de este planeta vivir en libertad. Todo comienza ahora.

Pronto en esta misma entrada habrá información sobre las manifestaciones y ocupaciones en las otras ciudades griegas y más detalles, fotos y videos de la manifestación de Atenas.

 

FOTOGRAFIES:

http://photos.denverpost.com/mediacenter/2012/02/photos-greek-ministers-quit-as-violence-flares-in-athens-on-friday-february-10-2012/29213/

 

VIDEOS:

EXTRET DE:

http://verba-volant.info/es/12-de-febrero-de-2012-en-las-calles-de-atenas-y-en-toda-grecia-se-dio-una-de-las-luchas-mas-decisivas-y-esperanzadoras-contra-el-poder-y-la-barbarie/

Comienzan los recortes a los funcionarios en Grecia y se prepara una nueva Huelga General

El Gobierno griego sigue con la soga al cuello para evitar que el país entre en suspensión de pagos. Este lunes ha acordado con la troika una reducción de 15.000 plazas de funcionarios hasta el final de 2012, según ha informado el ministro de la Reforma Admnistrativa, Dimitris Reppas. Mientras, ha aplazado para mañana (por hoy) la crucial reunión entre los tres partidos que conforman la coalición de gobierno para pactar las condiciones de un nuevo rescate.

La drástica medida de recorte de personal público, acordada con los representantes de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), se enmarca dentro de las condiciones de ahorro exigidas para la concesión de un nuevo préstamo de al menos 130.000 millones de euros que evite que el país se declare en bancarrota el próximo día 20 de marzo, cuando debe desembolsar sin falta 14.400 millones de euros de su deuda soberana.

Estos 15.000 despidos entran dentro del contingente de 150.000 puestos de trabajo que Grecia debe reducir en el sector público hasta 2015. Según datos del Ministerio de la Reforma Administrativa, Grecia contaba a finales de 2011 con 714.341 funcionarios.

Con todo, Reppas reafirmó su oposición a realizar “despidos indiscriminados” y aseguró que la reforma se hará de tal manera que se logre una reducción de los trabajadores públicos sin dañar el funcionamiento del Estado.

Ayer mismo (por el domingo), Lukas Papadimos ya acordó con la troika reducir el gasto público durante 2012 en un 1,5 % del PIB, unos 3.300 millones de euros, ciertos recortes de pensiones y medidas de recapitalización bancaria.

Pospuesta hasta mañana (por hoy) la reunión del Gobierno griego

Lo debatirán los 3 partidos que conforman el Ejecutivo (socialdemócratas, conservadores y ultraderechistas).

La exigencia más polémica es la de bajar el salario mínimo (actualmente en 751 euros mensuales) y eliminar las pagas extra en el sector privado, ampliando una medida aplicada ya a los funcionarios, para intentar ganar competitividad. Se trataría de lograr una devaluación interna (como no se puede devaluar la moneda, se bajan salarios) como la que algunos expertos reclaman para España. Según la revista alemana Der Spiegel, la troika pretende que Atenas reduzca los costes laborales entre un 15% y un 20%.

Según la agencia AMNA, si no se produce un acuerdo sobre los recortes exigidos por la troika, la parte griega haría una contrapropuesta de memorándum con las medidas que hayan logrado consensuar entre sus socios.

Pero las nuevas exigencias de la troika han exasperado a los actores sociales de un país, cuyo desempleo ha crecido hasta casi el 20%, mientras los salarios han bajado un 25 % en los últimos dos años y los precios han subido un 10 %, lo que ha provocado una caída en picado del consumo y el cierre de más de 60.000 negocios.

Los sindicatos rechazan nuevos recortes salariales y han convocado una huelga general en todo el país para mañana (por hoy).

 

EXTRET DE:

http://www.lahaine.org/index.php?p=59276

[Grecia] Hospital en Kilkis bajo control obrero

El hospital general de Kilkis en Grecia está ahora bajo control obrero. Los trabajadores del hospital han declarado que los problemas, de ya larga duración del Sistema Nacional de Salud (AEE), no tienen solución tal como está planteado.

Los trabajadores han respondido a los recortes y la represión fascista del régimen, ocupando el hospital que está ahora bajo control directo y completo por los trabajadores. Todas las decisiones serán tomadas por la “asamblea general de los trabajadores”.

El hospital ha declarado que. “El gobierno no está absuelto de sus responsabilidades financieras, y si nuestras demandas no son satisfechas, se volverá hacia la comunidad local y del apoyo más amplio posible para salvar el hospital en defensa de la salud pública y gratuita, para derrocar al gobierno y a cada liberal de la política.”

Desde el 06 de febrero, los trabajadores del hospital sólo se ocuparán de las situaciones de emergencia hasta que sus salarios, y los créditos hayan sido pagados. También están exigiendo un retorno a los niveles salariales antes de la implementación de las medidas de austeridad.

La próxima asamblea general se llevará a cabo el día 13, y una conferencia de prensa al respecto se hará el día 15.

La siguiente declaración ha sido emitida por los trabajadores :

1. Reconocemos que los problemas actuales y duraderos de Ε.Σ.Υ (el sistema nacional de salud) y las organizaciones conexas no se pueden resolver con demandas específicas y aisladas o demandas al servicio de nuestros intereses particulares, ya que estos problemas son producto de una lucha más general contra la política popular del gobierno y del neoliberalismo global.

2. Reconocemos, también, que al insistir en la promoción de ese tipo de demandas que esencialmente participan en el juego de la autoridad implacable. Esa autoridad que, con el fin de hacer frente a su enemigo – es decir, las personas debilitadas y fragmentadas, desea evitar la creación de una obra universal y del Frente Popular a nivel nacional y mundial, con intereses comunes y las demandas contra el empobrecimiento social que la autoridad de las políticas traen.

3. Por esta razón, ponemos nuestros intereses especiales dentro de un marco general de las demandas políticas y económicas que son planteadas por una enorme porción del pueblo griego que hoy está bajo el ataque del capitalismo más brutal, las demandas que, para ser fructíferas debe ser promovidas hasta el final, en cooperación con las clases medias y bajas de nuestra sociedad.

4. La única manera de lograrlo es la pregunta, en la acción, no sólo sobre su legitimidad política, sino también sobre la legalidad de la arbitrariedad autoritaria y anti-popular y la jerarquía que se está moviendo hacia el totalitarismo, con ritmo acelerado.

5. Los trabajadores del Hospital General de Kilkis respondemos a este totalitarismo con la democracia. Ocupamos el hospital público y lo ponemos bajo nuestro control directo y absoluto. El Γ.N. de Kilkis a partir de ahora será un gobierno autónomo y el único medio legítimo de toma de decisión administrativa será la Asamblea General de sus trabajadores.

6. El gobierno no se libera de sus obligaciones económicas de la dotación de personal y el suministro al hospital, pero si siguen haciendo caso omiso de estas obligaciones, nos veremos obligados a informar al público de ello y pedir al gobierno local, pero lo más importante al conjunto de la sociedad para que nos apoyen en cualquier manera posible para: (a) la supervivencia de nuestro hospital (b) el apoyo general del derecho de asistencia sanitaria pública y gratuita (c) la destrucción, a través de una lucha común popular, del actual gobierno y de cualquier otra política neoliberal, no importa de donde venga (d) una democratización profunda y sustancial, es decir, que sea la sociedad, en lugar de un tercero, la responsable de la toma de decisiones para su propio futuro.

7. El sindicato de trabajadores de la Γ.N. de Kilkis comenzará, a partir del 6 de febrero, la retención de trabajo, sirviendo a los incidentes de emergencia sólo en nuestro hospital hasta el pago completo de las horas trabajadas, y el aumento de nuestros ingresos a los niveles que había antes de la llegada de la troika (UE- BCE y el FMI). Mientras tanto, sabiendo muy bien cuál es nuestra misión social y las obligaciones morales que tenemos, vamos a proteger la salud de los ciudadanos que acuden al hospital por la prestación de asistencia sanitaria gratuita a los necesitados, con capacidad y llamando al gobierno a aceptar finalmente sus responsabilidades, superando incluso en el último minuto de su crueldad desmedida y antisocial.

8. Decidimos que una nueva asamblea general se llevará a cabo el lunes 13 de febrero en el salón de actos del nuevo edificio del hospital a las 11 horas, a fin de decidir los procedimientos que son necesarios para aplicar eficazmente la ocupación de los servicios administrativos y de realizar con éxito la autonomía del hospital, que comenzará a partir de ese día. Las asambleas generales se llevarán a cabo todos los días y serán el instrumento fundamental para la toma de decisiones con respecto a los empleados y el funcionamiento del hospital.

Pedimos la solidaridad del pueblo y los trabajadores de todos los ámbitos, con la colaboración de todos los sindicatos de trabajadores y las organizaciones progresistas, así como el apoyo de cualquier medio de comunicación que opta por decir la verdad. Estamos decididos a continuar hasta que los traidores que venden a nuestro país salgan de nuestro pueblo. Es ellos o nosotros!

Las anteriores decisiones se harán públicas a través de una conferencia de prensa a la que todos los medios de comunicación (locales y nacionales) serán invitados el miércoles 15/2/2012 a las 12:30. Nuestras asambleas diarias comenzarán el 13 de febrero. Vamos a informar a los ciudadanos sobre todos los eventos importantes que tengan lugar en nuestro hospital a través de comunicados de prensa y conferencias. Además, vamos a utilizar todos los medios disponibles para dar a conocer estos hechos a fin de que esta movilización tenga éxito.

Hacemos un llamamiento

a) A nuestros conciudadanos para mostrar su solidaridad con nuestro esfuerzo,
b) A todos los ciudadanos que reciben un trato injusto de nuestro país en la contestación y oposición, con las acciones, en contra de sus opresores,
c) A nuestros compañeros trabajadores de otros hospitales a tomar decisiones similares ,
d) A los empleados en otros ámbitos del sector público y privado y los participantes en las organizaciones obreras y progresistas a actuar del mismo modo, con el fin de ayudar a nuestra movilización en forma de una resistencia universal obrera y popular y a la insurrección, hasta nuestra victoria final contra la elite económica y política que hoy oprime a nuestro país y al mundo entero.

 

EXTRET DE:

http://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2012/02/grecia-hospital-en-kilkis-bajo-control.html

[VIDEO] Manifestación contra el estado de emergencia: un grito de libertad y dignidad

 

El sábado 4 de febrero más de 4.000 anarquistas marcharon por las calles del centro de Atenas, manifestando contra el estado de emergencia impuesto al pueblo griego por el Régimen totalitario que domina el país y por sus protectores, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo, la Unión Europea y el Capital local y trasnacional.

La manifestación y marcha del 4 de febrero fue un grito de resistencia al Régimen, un mensaje hacia los oprimidos, hacia la sociedad. Los lemas gritados durante la marcha y pintados en las paredes del centro de Atenas dan una idea del contenido de este mensaje. Algunos de ellos se pueden leer más abajo, en el orden en que aparecen en las fotos.

 

EXTRET DE:

http://verba-volant.info/es/manifestacion-contra-el-estado-de-emergencia-un-grito-de-libertad-y-dignidad/#more-2311

 

Egipto: la revuelta continúa.

Justo para el aniversario del comienzo de la insurrección egipcia, la web anarquista norteamericana Crimethinc recibió este reportaje de un compañero que ha participado en los últimos enfrentamientos en El Cairo del mes de diciembre. Nos ofrece una visión actualizada del contexto actual en Egipto, así como fotos e incluso una cobertura de video desde la línea de frente.
Hemos querido traducir este texto porque refleja bastante bien la complejidad de la situación, con agudas luchas sociales, y con una importante lucha política llevada acabo entre el antiguo régimen y los que se disputan el contro del nuevo. Estas luchas se desarrollan en un país del que anteriormente lo desconocíamos casi todo, en especial su contexto político. No queremos quitar ojo de lo que ocurra en aquellas tierras, puesto que su ejemplo logró incendiar el anodino panorama internacional en el 2011.
Egipcios levantando adoquines a su paso para combatir al ejército
en el edificio del Gabinete. 
En vivo desde las calles de El Cairo
Cuando oíamos los disparos que salían desde el edificio del Gabinete, sabíamos que eran de fogueo. A pesar de haber visto a los militares utilizar balas de verdad en ese mismo día, teníamos una ingenua sensación de seguridad por las miles de personas que estábamos en las calles.
Cuando se oyeron gritos y se desató el pánico – ya que una persona que estaba cerca recibió un balazo en el cuello y corrió hacia las ambulancias de detrás de la multitud – seguimos en pie, junto con la mayoría de la gente. La calma que sentíamos era un testamento de una sensación de fuerza numérica que nunca habíamos sentido antes.
La escena era surrealista: unos cuantos centenares de personas en un momento dado intercambiando proyectiles con los soldados egipcios, mientras que otras miles estaban de pie solo a unos metros como colchón humano. Entre ellos, había vendedores callejeros que te vendían de todo, desde comida y té, hasta cascos y keffiyés.
Desde entonces nos hemos despertado con noticias de que el ejército había incendiado la ocupación que había afuera del edifico del Gabinete. Sabíamos que cuando anocheciera, las cosas podrían ser más difíciles para nosotros. Esquivar los proyectiles de los militares puede ser complicado en la oscuridad, y sin los medios de comunicación delante, los militares podrían incluso jugar más sucio. Pero la determinación de la gente era contagiosa, y no nos podíamos echar atrás.
Levantaos! Un enérgico manifestante a hombros de sus compañeros
anima a cientos más cuando avanzan hacia el frente 
Un año de revuelta
Hace un año, millones de egipcios tomaron las calles y ocuparon las plazas públicas como parte de la oleada de revueltas populares que se conocieron como la Primavera Árabe. Inspirados por el levantamiento en Tunicia, los egipcios superaron la parálisis del miedo y se enfrentaron a sus opresores cara a cara, enfrentándose con la policía en el ‘día nacional de la policía‘. La gente fue dispersada, pero los enfrentamientos continuaron en los barrios y en las calles de todo Egipto, haciendo que la policía permaneciera dispersa mientras se destruía la infraestructura policial y se preparaba a las masas para el “Día de Rabia“. El 28 de enero, el pueblo de El Cairo retomó la plaza Tahrir, rompiendo las barricadas policiales mediante manifestaciones descentralizadas que salieron desde los barrios de toda la ciudad. Con la policía derrotada y superada, surgieron espontáneamente patrullas en los barrios para protegerse, mientras que Tahrir se transformó en una zona autónoma y en una ciudad-campamento. Dos semanas más tarde, las calles estallaron en una estruendosa celebración cuando Mubarak abandonó el poder.
Un año más tarde, acaba de concluir la tercera ronda de las elecciones, aunque los militares aún conservan el poder político. También mantienen más de 12.000 presos políticos, que han sido rápidamente condenados en tribunales militares. Las calles de El Cairo están llenas de grafitis y de restos de las protestas políticas que derivaron en combates callejeros. Muros de bloques de hormigón bloquean las carreteras en donde militares y policías se enfrentaron a los manifestantes solo hace unos meses; las aceras y escaleras de mármol permanecen destrozadas donde los militantes callejeros improvisaron hace poco su munición. Algunas asambleas de barrio se han transformando en “comités populares de defensa de la revolución”, que cubren desde los servicios básicos hasta el gobierno local. Mientras tanto, se han formado más de 100 sindicatos independientes, rompiendo el anterior monopolio del estado sobre el trabajo organizado.

 

Egypt Street View from CrimethInc. Workers’ Collective on Vimeo.

 

Jóvenes lanzan molotovs y piedras al ejército sobre el tercer muro
militar entre Tahrir y los edificios del gobierno en las cercanías, durante
los enfrentamientos de diciembre 
Desde (A) pintadas en las paredes de los edificios del gobierno hasta la explosión de sindicatos independientes y federados, se pueden ir viendo tendencias anarquistas en Egipto en tanto que su pueblo lucha por lograr un cambio revolucionario después de su gran momento. Pero no es la primera vez que hay corrientes anarquistas, tanto implícitas como explícitas, en el paisaje político egipcio.
Los anarquistas griegos en El Cairo y Alejandría fueron clave para crear el primer sindicato egipcio, el sindicato de enrolladores de cigarros, en 1899. Los anarquistas italianos también estuvieron implicados en el movimiento sindical egipcio, hasta los años 1950s, pero el movimiento sindical independiente fue destruido tras del golpe militar de 1952. El movimiento sindical independiente resurgió a finales de 2006, aunque en realidad terminó de materializarse a finales de 2008.
Los sindicatos jugaron un papel clave en el éxito del levantamiento del 25 de enero. Desde el 7 de febrero, comenzó una huelga en el transporte público en el área metropolitana de El Cairo, junto con numerosas protestas laborales en el Canal de Suez – y otras acciones industriales en todo el país – que ayudaron a derrocar a Mubarak el 11 de febrero.
La revolución también ha provocado el nacimiento de la primera federación sindical independiente de la historia egipcia. Desde su fundación, en el quinto día de la revolución, se han formado más de 100 sindicatos y asociaciones profesionales independientes, entre ellas una del transporte público. También ha llevado a las autoridades a disolver la junta directiva de la Federación de Trade Unios Egipcia (ETUF), que ha monopolizado el movimiento sindical por ley desde 1957.
Pero las revoluciones no sólo se circunscriben al puesto de trabajo. Aunque las huelgas y otras acciones industriales presionaron económicamente al régimen, el éxito de que los egipcios tuvieron al liberar las calles del control policial se debe en gran medida a otro grupo organizado. Los “ultras“, los fanáticos extremos del futbol, que eran uno de los grupos mejor preparados y más coordinados en las marchas hacia Tahrir. Se convirtieron en la línea de frente en la batalla contra la policía para reconquistar el acceso a la plaza. Organizados via mensajes de foros de internet, después de que uno de ellos fuera asesinado en Tahrir, llegaron con fuerza el Día de Rabia. Mantuvieron una fuerte presencia en la plaza durante la ocupación, especialmente en los momentos en los que los ocupantes estaban más amenazados por la violencia estatal y para-estatal.
Antes del pasado enero, los “ultras” eran vistos como unos hooligans apolíticos de fútbol que nadie quería que causaran problemas. Sin embargo, eran uno de los pocos grupos sociales en Egipto con experiencia en enfrentamientos contra la policía, y su papel central para tomar las calles aumentó enormemente su popularidad. Los grupos ultras tienen decenas de miles de miembros en todo Egipto, muchos de los cuales se identifican como anarquistas. Entre las organizaciones ultras se rechaza situarse en el espectro político, sus tácticas y modos de organización son extremadamente anti-autoritarios. Se organizan sin líderes ni jerarquías, rechazan patrocinios financieros, luchan contra la comercialización del deporte, y viven sus vidas en conflicto con las fuerzas de seguridad del estado. “All Cops Are Bastards” (ACAB) es un lema central entre los ultras, y mediante cánticos y grafitis han popularizado este lema en la sociedad egipcia.
Los ultras fueron los primeros en utilizar el grafiti para difundir la brutalidad policial y pedir libertad de expresión, y esto les atrajo simpatizantes y nuevos miembros en los años anteriores a la revolución. Hoy, ACAB, es el grafiti más común en El Cairo, y se pinta en las paredes de todo Egipto. Los ultras siguen siendo una poderosa fuerza social que le da dientes al movimiento, apareciendo a las manifestaciones con bengalas, cócteles molotov, petardos y canciones de desafío que se han adoptado ampliamente.
Toma de material: después de uno de los muchos enfrentamientos
con la seguridad del estado que llevó a que un oficial fuera atrapado
y que se le quitara su uniforme; un manifestante triunfal se fotografía
con su material antidisturbios. 
El movimiento revolucionario nacido en Tahrir también atrajo a muchos que tradicionalmente estaban excluidos de la organización política clásica: los millones de personas que sobrevivían a través de la acción directa y que subsistían con tan solo un dolar al día. Los niños de la calle y los chabolistas que hicieron de Tahrir su casa se quedaron allí una vez que la fiesta había terminado. Las condiciones que les llevaron a levantarse no habían cambiado con la caída de un político, así que su ocupación continuó. La juventud callejera, incluso de hasta seis años, continuó siendo una de las combatientes más valientes y comprometidas en esta revolución, levantando adoquines del suelo y corriendo delante de la policía con escudos auto-fabricados, keffiyes, y hondas. Los medios de comunicación egipcios los desprecian como busca-problemas sin motivaciones políticas, o dicen que les han pagado, o que se les obliga a combatir. Pero al verlos esquivar balas de verdad entre nubes de gas lacrimógeno, hace que estos jóvenes egipcios parezcan palestinos lanzadores de piedras que tanto les inspira.
En la caótica extensión de los barrios autconstruidos de alrededor de El Cairo la auto-organización es un medio de supervivencia diaria. Los que no tienen casa las construyen en tierras ocupadas u ocupan estructuras vacías. Pinchan el agua y la electricidad cuando las autoridades se las cortan, y se enfrentan a la policía cuando hacen redadas en los barrios para desalojar o privarlos de los servicios esenciales. Bolsas de comunidades cercadas, habitadas por las clases superiores de El Cairo, se aislan de las clases excluidas y hacen visible la intensa estratificación de la riqueza en la sociedad egipcia actual.
Pero una parte de la creciente sub-clase egipcia, animada por la revolución, está pasando a la ofensiva. Han comenzado una oleada de ocupaciones de edificios de apartamentos vacíos bien orquestada en áreas mejores. Hace unos pocos meses tuvo lugar una toma coordinada de 2.000 viviendas en el barrio 6th of October City, que provocó una importante confrontación con miles de soldados desplegados para desalojarlos. Los ocupas defendieron sus nuevas casas con armas de fuego y cócteles molotov. Otros irrumpieron en los edificios de apartamentos de Sheikh Zeyad City, ocupando los pisos y demandando viviendas permanentes. Estas acciones de alto perfil son un testimonio de la creciente fuerza de diferentes comunidades que se organizan horizontalmente y actúan colectivamente.
Y no se queda esto en los barrios de chabolas. Examinando la construcción de la mayoría del Cairo contemporáneo, se podría decir que el desarrollo informal se ha desarrollado con una mínima o nula asistencia del estado, en su mayoría a través de la organización de los propietarios de los solares vecinos o con un desarrollo espontáneo tutelado por la intervención y negociación de los vecinos. Esto ha llevado a un sistema altamente funcional de vencindarios, aunque con algunos problemas comunes que tienen que ver con asuntos como la planificación de las zonas verdes, la anchura de las calles, y la altura de los edificios. Aún así, se han resuelto gran cantidad de necesidades sin una acción real del gobierno, y definitivamente se ve una evidencia de algún tipo de planificación y cooperación popular a nivel local.
Durante la ocupación original de Tahrir, el auto-gobierno de los barrios convirtió en una necesidad. Las, ya mínimas, infraestructuras de gobierno cesaron de funcionar, e incluso policías de paisano tomaron parte en los saqueos organizados para aterrorizar a la gente. En cuestión de una sola noche aparecieron comités populares de barrio por todo el país. La gente salió de sus casas a la calle en medio de un bloqueo total de telefonía movil y de internet, e instalaron puntos de control y sistemas de comunicaciones para defender sus barrios de la policía y de otros elementos anti-sociales.
En Tahrir, también surgió otra comunidad autónoma. Se crearon en las tiendas clínicas y logística diversa para atender las necesidades de los manifestantes, mientras que aparecieron grupos de debate, conferencias, conciertos, biblioteca, escuela, e incluso un “Cinema Tahrir” que se aseguraban de que la plaza fuera un lugar para la educación política y para la forja de relaciones profundas. Al igual que las protestas Occupy que inspiraron, estas iniciativas estaban apoyadas por donaciones y por voluntarios auto-organizados. La ayuda mutua y la asociación voluntaria era la norma, y la lógica del capitalismo y las relaciones de poder se desvaneció. Pero la ocupación no se dio sin controversias. Los ladrones y los matones eran un problema persistente en Tahrir, uno de ellos provocó incluso la creación de una cárcel y la aparición de vigilantes de seguridad y de un sistema de justicia con varios grados de respeto por los derechos humanos. Aún así, muchos anarquistas egipcios correctamente señalaban que la ocupación de Tahrir y la consiguiente ocupación del Gabinete fueron exitosos experimentos de anarquía.
Las tiendas surgían de entre las ruinas quemadas de la plaza Tahrir,
destruida por una invasión militar solo unas horas antes
Hace un año, los revolucionarios de Egipto convirtieron Tahrir en su hogar. Pero a unas pocas manzanas de allí, recientemente otra ocupación tambaleó los cimientos del poder. La gente harta ya del poder militar y desencantada con las elecciones ocupó las entradas del edificio del gabinete para evitar que tuvieran lugar nuevas reuniones y para protestar contra el poder militar. A primeras horas del 16 de diciembre, esta ocupación se convirtió en el último titular de noticias de la guerra social en Egipto. Los militares secuestraron y golpearon seriamente a un ocupante, luego incendiaron del todo la ocupación, iniciándose así cinco días de intensas batallas callejeras. A diferencia de los enfrentamientos anteriores, la gente ya no estaba enfrentándose a las universalmente despreciadas fuerzas policiales, sino al ejército.
La gente se levantó con la noticia de que los manifestantes estaban siendo atacados y pronto se dirigieron a la escena, en donde una ciudad de tiendas de campaña había sido reducida a hogueras y cenizas en la calle. Las piedras volaban a través de las ventanas del edificio del gabinete contra los soldados que se habían retirado adentro, y la gente en la calle continuaba congregándose hasta ser millares. Durante los siguientes cinco días, Tahrir se convirtió en el punto de convergencia, y punto de partida, de una batalla de 24 horas con los militares. Se intalaron clínicas de primeros auxilios y los bancos cerraron. La juventud podía verse rompiendo los cajeros automáticos y astillando el marmol de las paredes y sacando adoquines del suelo para utilizarlos como proyectiles. El edificio del gabinete fue incendiado repetidamente con cócteles molotov, mientras que los soldados lanzaban grandes trozos de asfalto desde los tejados indiscriminadamente contra la multitud, hiriendo a decenas de personas. En algunos puntos, la gente parecía estar ganando, en otros el ejército parecía que tenía las cosas controladas, pero no había lugar a dudas de que ésta no era una simple protesta: era una conflicto a gran escala.
Joven egipcio con dos balas que los militares le habían disparado a él
y a sus compañeros en aquel día durante los enfrentamientos de
alrededor de la plaza Tahrir. 
La multitud fue empujada hacia Tahrir, pero incluso aunque los militares comenzaron a utilizar munición real y una fuerza letal, su primer intento de limpiar la plaza fracasó. Cuando las piedras llovieron desde todas las direcciones, se retiraron a las ruinas del edificio del gabinete. Para formalizar “las tablas”, se levantó un enorme muro de hormigón, bloqueando totalmente la carretera entre Tahrir y el gabinete. Pero, simplemente, la lucha siguió en otra calle. Al día siguiente, los militares lograron limpiar Tahrir y quemar completamente la infraestructura de la ocupación. Pero llegaron nuevos grupos a combatirlos y fueron expulsados otra vez. Mientras tanto la televisión estatal estaba fomentando teorías de la conspiración sobre los manifestantes, mostrando a niños manifestantes que decían haber sido pagados para luchar en las calles; mientras tanto los medios independientes estaba documentando abusos, heridos, y las razones reales detrás del conflicto. La imagen de una mujer agarrada y apaleada por la policía cuando se levantó su niqab y mostró su sujetador azul, eventualmente provocó el final de la batalla callejera. En respuesta a esta imagen y a los informes sobre abusos sexuales durante su detención, se convocó una manifestación de mujeres y se encaró decisivamente contra un humillado ejército, terminando la confrontación con los militares en victoria en su quinto día.
Como ha sido el caso durante el siglo pasado, la mujer ha estado en la línea de frente de esta revolución, liderando manifestaciones y cánticos, escribiendo y distribuyendo octavillas, combatiendo a la policía, realizando tareas de medios independientes, y participando en los comités populares. Al desafiar la cultura del patriarcado, que aún persiste en la mayoría de la sociedad egipcia, la mujer denuncia los estereotipos sexistas con sus acciones y se empodera para espolear la revolución en todas las esferas de la vida diaria.
Hoy en día hay algunas mujeres en los niveles más altos del gobierno. Pero igual que sus compañeros masculinos que abandonaron las calles por el proceso político, están a punto de descubrir la amarga realidad que se esconde tras la “democracia”. Al ir concluyendo las elecciones, se ha visto claramente que los ganadores del proceso de “democratización” egipcio han sido, los otrora prohibidos, Hermanos Musulmanes. No se debe exclusivamente a que hubiera muchos revolucionarios boicoteando las elecciones. El partido “Justicia y Libertad” de la Hermandad Musulmana, tenía la capacidad financiera para pagar la enorme campaña que les permitió comprar los votos de muchos egipcios. En Egipto, como en otras democracias capitalistas, el axioma “un dolar=un voto” suena tan alto como siempre. Aunque las condiciones económicas fueron la mejor mecha para el levantamiento de hace un año, la Hermandad Musulmana tiene exactamente las mismas políticas económicas que sus predecesores. Tantos egipcios que votaron al partido – debido al profundo y largo conflicto con sus anteriores dirigentes – tendrán que volver a las calles a combatir a su gobierno una vez más en el futuro.
Vota a Nadie: grafiti cerca de Tahrir animando a boicotear las elecciones
Entre las extensas corrientes implícitamente anti-autoritarias, también han crecido organizaciones más explícitamente anarquistas en el proceso revolucionario egipcio. Individualidades anarquistas han desempeñado papeles clave en la revolución, desde organizar protestas y la logísta de las ocupaciones hasta hacer una cobertura mediática independiente. Mientras tanto, también una creciente organización anarcosindicalista llamada Movimiento Socialista Libertario ha estado organizado conferencias y asambleas. Tiene miembros en El Cairo y Alejandía, y conexiones con las redes anarquistas internacionales. El MSL está comenzando también a ganarse enemigos, entrando en conflicto con la Hermandad Musulmana y otros.
Según algunos manifestantes empoderados van creando organizaciones, coordinando acciones directas y cada vez van siendo más precisos al pedir cambios revolucionarios, también va creciendo la represión institucionalizada. La gente creó su propia ley sindical, mientras que las leyes militares criminalizaban las huelgas; se han creado medios independientes con nuevas cuotas de popularidad, mientras que los medios de comunicación del estado son más flagrantes en sus mentiras contra el movimiento de protesta; y la gente continúa combatiendo la autoridad en las calles, mientras hay 12.000 personas encerradas y privadas de toda garantía en los tribunales militares. La sociedad egipcia está viviendo realidades divergentes. Por un lado, la gente está determinada para concluir la revolución que comenzó hace un año; por el otro, las elecciones enmascaran la continuación de la dominación del estado y la cooptación del potencial de un orden social emergente.
Conclusión sin aliento: Continuará…
La revolución ha estado viva en todo momento. La determinación de la gente en las calles para concluir lo que comenzaron el año pasado se encontró con la urgencia que sentíamos por parte de nuestros compañeros para actualizar la revolución en la sociedad general. Todo momento era una oportunidad para tomar el futuro, todo el mundo lo sabía.
Antes de que estallaran los enfrentamientos, nos pasábamos toda la noche hablando de la revolución, analizando el presente y haciendo estrategias para el futuro. Sólo me podía imaginar que había miles de conversaciones como esa teniendo lugar en todo Egipto. Cuando nos despedimos – que espero que sea un “hasta luego” – había una gravedad en el momento. Mientras que mis nuevos amigos pueden estar celebrando victorias en la calle, e incluso pueden ganar esta batalla a largo plazo, algunos pueden morir, resultar heridos, o prisioneros de los militares en los días y meses futuros. Los mismos riesgos corremos todos, una vez que comencemos a “luchar como un egipcio“. Las pirámides no fueron construidas en un día, y la épica tarea de desmantelarlas nos puede llevar una temporada aún, pero Egipto está en vías de hacerlo.
El muro debe caer! Activistas egipcios desmantelan el muro que les
separaba del ejército.
EXTRET DE: