15M / spanish revolution / Acampadas Toma la plaza… son un Troyano, un gusano instalado en el corazón de la resistencia anticapitalista.

Libertad de información y de expresión, libertad de asociación, en verdad es condicionada y reglamentada al servicio de los intereses de los poderes establecidos, no es libertad. Libertad de comercio, con obsolescencia programada, no era y no es libertad. Libertad económica, Libertad de mercado, es una Libertad interferida por los poderes. Libertad individual, Libertad de la voluntad, Libertad de los pueblos, Libertad de empleo, despido libre y especulación, NO es la Libertad.

La Democracia ateniense excluía a la mujer y naturalmente a los esclavos, no era pues la Democracia. Luego se la ha presentado con apellidos, en los fascismos como Democracia Orgánica, en el bloque soviético como Democracia Popular, en el mundo capitalista se la ha llamado Democracia Liberal. Ninguno de estos modelos han sido ni son la Democracia.

Somos millones los que estamos hartos, indignados, asqueados de tanta mentira, de tanta manipulación, de que el gobierno se haya rendido a los mercados, de este bipartidismo bochornoso, de una izquierda oficial que no se ha sacado las miserias de la transición. Estamos hartos de que se gobierne al dictado de los poderosos, que se aplasten los derechos de los trabajadores, que la edad de las primerizas sea de 32 años porque la gente tiene miedo de no poder mantener a sus hijos. Es tan larga la lista… Pero toda la indignación debe articularse políticamente si quiere resolver algo.

El PP neoliberal y postfranquista ha arrasado, el PSOE se hunde en un escenario atroz de recortes sociales y retrocesos de todo tipo, IU es incapaz de hacer frente a la situación, la extrema derecha avanza. Pero lo peor es que además todo esto ha ocurrido al tiempo que hemos vivido la mayor movilización de masas de los últimos tiempos y se ha hecho de forma ciega, amorfa, sin lograr que toda esa fuerza rompa cadena alguna, negándosenos además nuestras banderas y símbolos, nuestra identidad y nuestra memoria.

Estamos en condiciones de afirmar y de probar que Toma la Plaza, 15M,spanishrevolution acampada X, No les votes, Juventud sin futuro, facetas de un mismo núcleo, son una operación encubierta de gran calado.

En el seno de este movimiento hay quienes están imponiendo una línea «apolítica», el consabido «no somos de izquierda ni de derechas» con la excusa de que eso «divide», que defiende abiertamente que no haya banderas de lucha y resistencia —no la roja o la rojinegra, o la tricolor, o la arco iris, no, ninguna—, que combate las «ideologías» a las que llaman «antiguas», se ha llegado a insultar y despreciar en los foros a personas, asociaciones o partidos con impecables trayectorias de lucha y compromiso militante.

Es muy fácil imponer algo así en un movimiento abierto y compuesto por una mayoría de jóvenes que están en su mayor parte en su primera experiencia militante de cierto alcance. El discurso de buscar la unidad y defender la autonomía del movimiento es lógico y recomendable Algo así tiene que ser un espacio para sumar y avanzar juntos, pero de ahí a desarrollar un discurso «apolítico» y en el que se afirma que hay que superar «ideologías caducas» y tachar de sectario sistemáticamente a quien ha tenido a experiencia política militante y ciudadana anterior a este movimiento media un abismo. Un futuro de palabras vacías y rebeldías sin salida ha sido decretado.

Sumen, falta de soberanía popular política y económica que nos tiene inermes ante los mercados. Tómese un sistema agotado y corrupto, una población preocupada y empobrecida, pero llena de ilusiones de consumo y borracha de valores postmodernos inducidos por la televisión y la sociedad de consumo que ésta muestra, con los partidos tradicionales desprestigiados, los sindicatos comprados y la izquierda social inerme. Movilícese a la juventud con proclamas sencillas, imaginativas y un discurso «buen rollista» y que busque la unidad, el cambio, etc, pero todo «despolitizado». «sin referentes históricos» y completamente aislado de las tradiciones de lucha revolucionaria que pudiere haber en ese pueblo.

La estructura organizativa de estas movilizaciones y asambleas, su dinámica interna y el discurso superficial y «buen rollista» de una parte de su núcleo fundacional lo demuestra perfectamente. La masa de indignados, jóvenes sin experiencia ni formación política, puro sentimiento honrado pero vulnerable, es una estructura que no tiene los anticuerpos precisos para hacer frente a una manipulación de este tipo.

Un núcleo de profesionales de la comunicación y la intoxicación política, junto a la mano de obra de un grupo sectario, han logrado mediante un uso espectacular sobre el afán de rebeldía de millones de personas, llevarla a ninguna parte usando nuestro propio deseo de hacer algo sin salida políticamente y a la impotencia absoluta. Hemos aceptado el lenguaje equívoco y ambiguo del enemigo y al aceptar sus categorías y palabras hemos aceptado la derrota.

La sociedad postmoderna actual aísla a las personas y ha despolitizado las relaciones sociales y ciudadanas. El problema es que quien les ha convocado sabía muy bien que ese grito no debía organizarse ni confluir con otras fuerzas.

En la España democrática y bipartidista donde los banqueros, la Iglesia, y los crímenes del fascismo siguen impunes. Estamos luchando en las acampadas y movilizaciones de estos días, dónde compartimos el rechazo a este sistema y sus injusticias, al capitalismo y sus excesos. Pero si a todo eso lo aíslas de sus referentes históricos, si rompes el hilo del la resistencia —es decir, el de la Memoria histórica— entonces el movimiento del 15M carecerá de sentido. Es nuestro patrimonio común la resistencia de las generaciones anteriores. Lenin dijo que la realidad es lo más radical que existe y que es muy difícil estar a su altura. Y tenía razón, como Durruti que supo ver que se podía renunciar a todo menos a la victoria. Son tantas las personas que han luchado antes que nosotros, que nos ilustran con su ejemplo, tantas personas sencillas y anónimas que han mantenido su dignidad en tiempos de horror y miedo. No vamos a olvidarles. Stéphane Hessel escribió su libro Indignaos para que no olvidásemos que todo aquel sacrificio de la Resistencia al nazismo y fascismo se hizo también para cambiar la vida y mejorar las condiciones de los trabajadores y llenar de solidaridad. Como Hessel nos recordó que hay que luchar y el enemigo es cruel. Se ha demostrado que las palabras pueden ser vaciadas de contenido y que los 143 caracteres de Twiter son un vehículo perfecto para la manipulación.

Hoy, el sistema ya tiene montado su propio movimiento de masas «antisistema», aislado de los movimientos sociales, de los hilos de la memoria, de los símbolos y luchas de resistencia. El 22M, el 15M o como quieran llamarlo ha volado en pedazos a los movimientos sociales. Les ha cambiado el terreno y las reglas de juego. Todo ha sido declarado abolido. Los medios de comunicación no se hablará ya nunca mas de feminismo, ecologismo, republicanismo, memoria histórica, laicismo o escuela pública.

Hemos aceptado el lenguaje equívoco y ambiguo del enemigo y al aceptar sus categorías y palabras hemos aceptado la derrota.

Posmodernismo. Originariamente un tema de la estética, ha colonizado áreas cada vez más amplias, hasta convertirse en el nuevo horizonte de nuestra experiencia cultural, filosófica y política. La creciente convicción de que la cultura humana tal como la hemos conocido ha llegado ahora a su fin, es la intersección de la filosofía postestructuralista con la cada vez más amplia condición de la sociedad: un “ethos” especializado y, mucho más importante, la llegada de lo que la sociedad industrial moderna había anticipado. El posmodernismo es la contemporaneidad, un embrollo de soluciones a plazos en todos los niveles, donde destacan la ambigüedad, la negativa a examinar los orígenes o los fines, tanto como el rechazo de los planteamientos de oposición, “el nuevo realismo”. Al no significar nada y no ir a parte alguna, el pm [posmodernismo] es una realización de conjunto del Sistema de vida tecnológico del capital universal.

Para el posmodernismo, es sencillamente demasiado tarde para oponerse al impulso de la “sociedad industrial”. Superficie, novedad, contingencia: no hay ningún fundamento a mano para criticar nuestra crisis. Si el posmodernismo típico se resiste a conclusiones generalizables, en favor de un supuesto pluralismo y de una perspectiva abierta, también es razonable predecir que si y mientras vivimos en una cultura completamente pm y de la mano del Capital, ya no sabremos cómo formular eso.

El estructuralismo aportó la premisa de que el significado surge completamente del juego de las diferencias dentro de sistemas de signos culturales. Levi-Strauss, por ejemplo, explicó que la clave de la antropología yace en el descubrimiento de leyes sociales inconscientes (por ejemplo, aquellas que regulan los vínculos matrimoniales y de parentesco), que están estructuradas como el lenguaje. No obstante, el significado no reside en una relación entre una proposición y aquello a lo que se refiere, sino en la relación de unos signos con otros. Implica que todo está determinado dentro del lenguaje, llevando al abandono de nociones extrañas como alienación, ideología, represión, etc. y concluyendo que lenguaje y conciencia son prácticamente lo mismo.

Desmoralizado, desrealizado, deshistorizado, nada ya no puede tomarse a sí mismo en serio.

Así, refleja lo perdidos que estamos, cuán separados de la naturaleza, en el mundo cada vez más mediado del capitalismo tecnológico.

Aquí y en todas partes el arte lucha contra sí mismo, y sus anteriores exigencias de ayudarnos a comprender el mundo se desvanecen, en tanto el concepto de imaginación incluso pierde su fuerza.

Para algunos, la pérdida de la voz narrativa o el punto de vista es equivalente a la pérdida de nuestra capacidad para situarnos a nosotros mismos históricamente. Para los posmodernistas esta pérdida representa cierta “liberación…”

Deixa un comentari

Encara no hi ha cap comentari.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s